Boletín

Los inversores se instalan en la prudencia después de tres sesiones con ganancias

De momento  tanto BBVA como Santander han dibujado una gráfica muy sólida que invita al optimismo

Bolsa de Madrid

Bolsa de Madrid (EFE)

Bolsa de Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:46

Las Bolsas europeas han vivido una sesión casi de trámite, con ligeros altibajos y una reducida actividad negociadora. Los inversores se lo toman con calma después de tres sesiones alcistas, a la espera de nuevas palancas que propicien un nuevo tirón alcista de los índices. Las Bolsas se encuentran de media en sus niveles más altos de los últimos siete meses, lo que justifica la prudencia. 

Los inversores han encontrado ánimos en la esperanza de un pronto acuerdo comercial entre las dos mayores potencias del mundo y en los primeros síntomas de recuperación de la economía china. Mañana se conocerá el PIB del gigante amarillo.  Pero también se han publicado otros datos menos optimistas que han puesto plomo en las alas de los mercados. El principal es la producción industrial de Estados Unidos, que se ha contraído una décima de punto en marzo, cuando se esperaba un incremento de 0,2. Es su peor lectura desde finales de 2017. 

Por su parte, el índice ZEW de confianza empresarial de Alemania ha mejorado tras el aplazamiento del Brexit. Sin embargo, al mismo tiempo la confianza de los inversores ha bajado en aquél país desde una lectura de 11,1 puntos a tan sólo 5,5. Es un dato peor de lo que esperaba el mercado. Los analistas pronosticaban un registro de 8 puntos. Son datos, por tanto, agridulces. En el  Reino Unido la tasa de paro se ha mantenido estable en el mes de marzo en el 3,9 por ciento. Es una cifra que se ajusta a las previsiones de los expertos.   

Según estimaciones del Banco de Italia, la economía del país transalpino puede haber recuperado fuelle en el primer trimestre del año, aunque con un ritmo de crecimiento muy tibio. En el conjunto de la eurozona ha mejorado la actividad en el sector constructor en el arranque del año. Sin embargo, los rumores de mercado señalan que el BCE no tiene grandes esperanzas en un repunte de la actividad económica europea en la segunda mitad del ejercicio. 

Así las cosas y con estas referencias, el índice Ibex 35 ha cerrado hoy donde lo hizo ayer, en 9.497 puntos. Han subido Inditex, IAG, las empresas acereras y los bancos.  En los últimos días se ha producido un cambio en la posición de los inversores frente al sector bancario. Poco a poco el dinero comienza a apostar por las entidades financieras. De hecho, algunos analistas aconsejan aprovechar cualquier corrección en los precios para ir haciendo cartera en acciones bancarias. Hasta hace pocas semanas los inversores esperaban cualquier repunte en el precio para vender.

De momento  tanto BBVA como Santander han dibujado una gráfica muy sólida que invita al optimismo. En lo que va de año las acciones del Banco Santander se han revalorizado más de un 16 por ciento. Los inversores esperan ver cómo las acciones del banco cántabro atacan pronto la cota de los 5 euros, cuando a finales de diciembre se movía por debajo de 4.  La ganancia de BBVA supera el 22 por ciento en este año. Bankia y Caixabank por el contrario ha perdido terreno desde enero. En general, los grandes bancos europeos cotizan en sus precios más altos de los últimos seis meses.

El día 25 publicará resultados Bankinter. Se espera una ligera mejora en el beneficio neto del primer trimestre, hasta rozar los 150 millones de euros. Los expertos esperan además un repunte en todos sus márgenes. El día 29 se conocerán las cuentas trimestrales de BBVA. Los expertos esperan una ligera contracción del beneficio hasta una cifra próxima a los 1.150 millones de euros, frente a los 1.340 millones contabilizados en el primer trimestre del año 2018. 

Santander y Caixabank publicarán resultados el día 30. Por su parte, las cuentas de Telefónica se harán esperar hasta el 10 de mayo.  La compañía ultima la venta de sus centros de datos, con la que espera ingresar en torno  a 600 millones de euros. Es una cantidad que la empresa dedicará a reducir su deuda. Actualmente el endeudamiento de Telefónica supera los 40.000 millones de euros, aunque se ha reducido de manera sustancial en los últimos años. 

Etiquetas

Lo más