Boletín

La proliferación de tibios indicadores económicos desluce el ataque de la Bolsa a máximos anuales

El índice Ibex 35 se ha frenado y se ha dado la vuelta en la zona de los 9.220 puntos

La Bolsa de Madrid

Bolsa de Madrid

Bolsa de Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 19:38

Los inversores siguen preocupados por el enfriamiento de la economía. Hoy los mercados han recibido con mal gesto las cifras de PMI de la zona euro, a pesar de que no todas han sido tan pesimistas como las que se han publicado en las últimas semanas y meses. Hoy se ha conocido que el índice PMI compuesto que elaboran los gestores de compras europeos ha aumentado hasta 51,4 puntos. Es una cifra que está ligeramente por encima de lo que se esperaba y por encima de la lectura anterior. Es un crecimiento muy tibio, pero que, por lo menos, interrumpe la mala racha. Menos da una piedra. La actividad ha mejorado más en el sector servicios que en el industrial. De hecho, la mala noticia es que la actividad en el sector manufacturero se ha contraído en la zona euro por primera vez en los últimos cinco años.

En Alemania el PMI del sector servicios ha aumentado a su ritmo más alto de los últimos cinco meses. No es que sea una gran proeza, porque la actividad se había ralentizado de forma notable, pero puede ser el punto de inflexión.  Lo malo es que, al igual que en el conjunto de Europa, en Alemania se ha enfriado la actividad manufacturera. Los mercados han puesto mala cara ante estos indicadores.

Hoy se han conocido las actas del último consejo del Banco Central Europeo. Ayer, tras el cierre de los mercados europeos, se conocieron las actas de la última reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos. Ambos han constatado su incertidumbre y sus temores  por la pérdida de impulso de la actividad económica. El BCE y la Reserva han dejado clara su preocupación sobre la economía mundial.  De hecho, la autoridad monetaria europea volverá a inyectar liquidez en el sistema financiero para luchar contra la atonía económica.

Según los analistas del banco suizo UBS la economía mundial está desacelerándose rápidamente. De hecho, muestra su ritmo más débil de los últimos diez años. Paralelamente, los expertos de JP Morgan han rebajado sus estimaciones de crecimiento del PIB de Estados Unidos para el trimestre en curso del 1,7 al 1,5 por ciento.  Hoy se han publicado en EEUU un pobre indicador compuesto (leading indicators)  y un descenso de la actividad manufacturera.

Dentro de casa, el déficit de la balanza comercial española ha aumentado cerca de un 37 por ciento, hasta 33.840 millones de euros. Una cifra que no ha gustado a nadie. El índice Ibex 35 se ha frenado y se ha dado la vuelta en la zona de los 9.220 puntos. Ha cerrado 9.190  con alza de un tímido 0,11 por ciento. Ha marcado máximos del año e inmediatamente ha sentido vértigos. Los valores más fuertes han sido Telefónica e Iberdrola, que han presentado buenos resultados en las últimas horas.   Con mayor tibieza han operado hoy Inditex, Repsol y los bancos.

A pesar de las incertidumbres y de los síntomas de enfriamiento, el Tesoro, en la subasta de deuda de hoy,  ha conseguido menores costes de financiación en todos los plazos. En los bonos a tres años el rendimiento ha sido más negativo que en la subasta precedente. Ha pasado del menos 0,039 al menos 0,124 por ciento. A cinco años la rentabilidad ha pasado del 0,289 al 0,164 por ciento. Las obligaciones a diez años se han colocado hoy con un rendimiento del 1,285 frente al 1,46 por ciento anterior. en total, hoy el Tesoro ha captado algo más de 4.000 millones de euros.   El martes, la tesorería pública colocó letras a 3 y 9 meses. Ingresó  1.325 millones de euros. Las rentabilidades en ambos vencimientos continúan en negativo, pero menos negativo que en la subasta anterior. El Tesoro cobra a los inversores que colocan su dinero en estos títulos, pero menos que en la colocación anterior.

Como curiosidad, hoy los inversores europeos han estado muy pendientes de la resaca de la jornada de ayer de la Champions  League. La Juventus no tuvo ayer un buen día sobre el césped y tampoco lo han tenido hoy sus acciones sobre el parqué. Las acciones del club de Turín se han desplomado se han desplomado un 11 por ciento en la Bolsa de Milán. Han cerrado a 1,28 euros. Han llegado a caer bastante  más a primera hora. De hecho han estado suspendidas temporalmente de cotización. Los inversores han recibido como un jarro de agua fría la derrota del equipo por  2-0 en su cruce con el Atlético de Madrid en los octavos de final de la Champions. Las acciones de la Juve, a pesar de la caída de hoy, todavía acumulan una fuerte ganancia desde el verano pasado, cuando se realizó el fichaje de Cristiano Ronaldo. En menos de un año los títulos de la Juventus han doblado su precio.

Etiquetas

Lo más