La Bolsa intenta frenar la sangría bajista, pero los inversores se limitan a ver los toros desde la barrera

Como trasfondo a la debilidad que está calando hasta los huesos en los mercados financieros se encuentra la posibilidad de que Estados Unidos aumente su presión comercial sobre China

La Bolsa intenta frenar la sangría bajista, pero los inversores se limitan a ver los toros desde la barrera

Panel de la bolsa de Madrid EFE

Bolsa de Madrid

Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09:39

La Bolsa sigue de capa caída. El dinero se limita a ver los toros desde la barrera. Hoy el índice Ibex 35 ha abierto casi en tablas. Tras media hora de operaciones sube apenas un 0,1 por ciento, hasta 9.180 puntos. No es gran cosa teniendo en cuenta que la semana pasada se dejó un 2 y medio por ciento. La caída acumulada en lo que va de año roza ya el  9 por ciento. La Bolsa se encuentra en sus niveles más bajos desde finales del año 2016. 


Hoy operan planos Telefónica y los grandes bancos, mientras sube ligeramente Inditex que publicará resultados pasado mañana. Son las cifras al cierre de su primer semestre fiscal. Como trasfondo a la debilidad que está calando hasta los huesos en los mercados financieros se encuentra la posibilidad de que Estados Unidos aumente su presión comercial sobre China. El presidente Trump amenazó el pasado viernes con  elevar sus aranceles a productos chinos hasta el infinito y más allá. Ya habla de añadir aranceles por importe de otros 267.000 millones a los 200.000 millones que está ultimando. Es decir, ya contempla la posibilidad de penalizar casi la totalidad de las exportaciones chinas a Estados Unidos. La semana pasada se conoció que el déficit comercial de Estados Unidos ha superado en junio los 50.000 millones de dólares, su nivel mas alto en cinco meses. Se ha producido un importante crecimiento de las importaciones. Se cumple por tanto el argumentario que utiliza el presidente Trump para justificar su guerra comercial contra numerosos países. Si EEUU penaliza aún más las importaciones chinas, como parece probable, se reducirá la demanda de materias primas, lo que impactará en las ya debilitadas economías emergentes.

Los inversores van a disponer de numerosas referencias en los próximos días. El jueves coinciden los consejos del Banco Central Europeo y el  del Banco de Inglaterra. Además se publicarán las cifras de inflación de Estados Unidos.  Las tibias cifras de crecimiento económico que se está publicando en la eurozona  no aportan razones para  adelantar la subida de tipos de interés prevista en principio y como pronto para el próximo verano.  Los ahorradores europeos por tanto tienen muy complicado colocar su dinero de manera rentable, con los tipos de interés de la renta fija muy bajos y  la Bolsa muy débil.  Por su parte, la Reserva Federal de EEUU celebrará una importante reunión el día 26. De ella se espera una nueva subida de tipos de interés, que sería la tercera de las cuatro que se esperan este año.  

Lo más