Boletín

La Bolsa firma tablas tras seis sesiones alcistas, mientras la prima de riesgo se acerca a mínimos

Las ganancias de las últimas sesiones se justifican por  la distensión entre Estados Unidos y Méjico

LA BOLSA ESPAÑOLA

La Bolsa española y su índice de referencia, el IBEX 35. EFE

Bolsa de Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:18

El índice Ibex 35 ha cerrado en 9.282 puntos con una tímida baja del 0,13 por ciento. En los mejores momentos del día ha llegado a superar con cierta holgura  los 9.300 puntos. Hace un año rozaba los 10.000, pero nadie olvida que a finales de 2018 fue a buscar apoyo a la zona de los 8.300 puntos, es decir mil puntos más debajo de lo niveles actuales. Es un dato. Las ganancias de las últimas sesiones se justifican por  la distensión entre Estados Unidos y Méjico, donde al final la sangre no ha llegado a río, y también por la esperanza de que los presidentes de Estados Unidos y China acerquen posturas en la reunión que mantendrán a finales de mes en el seno del G20. El secretario de Comercio estadounidense ha puntualizado que en esa cita no se alcanzará un acuerdo, sino que tan sólo se reconciliarán ambas partes después de los últimos desencuentros, lo que permitirá continuar con las negociaciones. Los analistas no esperan que ese acuerdo se produzca antes de un plazo de tres a seis meses. Algo es algo y menos da una piedra. Mejor eso que no el enfrentamiento abierto y el intercambio de golpes. Y los mercados lo agradecen. 

También cotiza al alza la intención de los grandes bancos centrales de tomar medidas para evitar un mayor enfriamiento de la actividad económica. Lo han dejado claro en los últimos días la Reserva Federal y el Banco Central Europeo. A ellos se ha sumado también el banco central de China que va a poner en marcha nueva medidas de estímulo. El temor a una mayor pérdida de impulso de la economía justifica que los bancos centrales hayan tocado a rebato. 

Los mercados, como las autoridades monetarias, vigilan de cerca los indicadores económicos que se van publicando. El índice que mide la confianza de los inversores en la zona euro ha mostrado lectura negativa de menos 3,3 puntos en el último mes, muy por debajo de lo que se  esperaba y lejos del registro anterior de 5,3 puntos.  En Estados Unidos se ha conocido que los precios a la producción han crecido una décima en el mes de mayo, con una tasa interanual del 1,8 por ciento, frente al 2,2 anterior. Es un dato algo peor de lo que esperaba el mercado. En el Reino Unidos la tasa de paro se mantiene en el 3,8 por ciento, su nivel más bajo desde el año 1974, a pesar de que se han contabilizado 23.000 parados más. 

Hoy en la Bolsa han flojeado los bancos. Según los analistas de Morgan Stanley las entidades financieras verán cómo su beneficio se reduce en conjunto como media en un 4 por ciento, como consecuencia de la intención del Banco Central Europeo de dejar un año más el precio del dinero en el cero por ciento.  No se descarta incluso que el BCE recorte el precio del dinero. Las acciones bancarias se ven penalizadas porque se reducen sus márgenes y empeora la rentabilidad de su negocio tradicional. Las tibias previsiones de crecimiento económico presionan también las cotizaciones de los bancos. Y no está claro que su efecto negativo pueda verse contrarrestado por las  inyecciones de liquidez que comenzarán a realizarse a partir de septiembre. Son las operaciones de refinanciación a largo plazo o LTRO por sus siglas e inglés (Long Term Refinancing Operation) que se producirán condicionadas a la concesión de créditos por parte de las entidades financieras. Los bancos podrán acceder a liquidez en buenas condiciones, pero no tan buenas como en rondas anteriores.  El BCE no ha tratado en su último consejo sobre cómo suavizar el impacto del tipo de depósito negativo (menos 0,4 por ciento) sobre la rentabilidad de los bancos. Pero sí ha dejado entrever que podría resucitar la compra de activos.  

Ha destacado la subida vertical de Arcelor, que se ha disparado un 6 por ciento. La Comisión Europea ha vetado el proyecto de fusión  de los negocios en Europa del grupo alemán  Thyssenkrupp y el indio Tata Steel porque puede reducir la competencia y elevar los precios.  Disparada también Tubos Reunidos, que ha conseguido llegar a un acuerdo para la refinanciación de su deuda. 
Los inversores están pendientes además de otro frente. Continúan pendientes del tablero político, por si influye en el mercado de deuda pública  la amenaza del partido socialista de convocar nuevas elecciones en España  si no se alcanza un acuerdo para formar gobierno. De momento parece que los inversores no le otorgan  demasiadas probabilidades. La prima de riesgo de España se ha movido hoy en algunos momentos incluso por debajo de 80 puntos. No estaba tan baja desde hace más de un año  De hecho, se encuentra a un paso de sus mínimos históricos y muy lejos de los 650 puntos que alcanzó a mediados de 2012, en los peores momentos de la crisis financiera.  El rendimiento del bono español de referencia a diez años roza mínimos históricos. Se sitúa esta tarde en el 0,57 por ciento. 

Con esta referencias, hoy el Tesoro ha vuelto al mercado en busca de financiación. Ha colocado 5.037 millones de euros en letras con vencimiento a seis y doce meses. La rentabilidad actual de ambas es negativa. De hecho es cada vez más negativa. Esta subasta se ha resuelto con tipos del menos 0,389 y del menos 0,3603 por ciento, respectivamente. 

Etiquetas

Lo más