Trident Juncture 2018: La OTAN se prepara para responder a una futura agresión de Rusia

Participan 50.000 soldados en territorio, aguas y espacio aéreo de Noruega, Suecia, Finlandia e Islandia

 

  • item no encontrado

Jefe de Internacional de COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 08:23

 La OTAN lleva a cabo en Noruega, Suecia, Finlandia e Islandia su mayor ejercicio militar desde el final de la Guerra Fría, dirigido a recordar a Rusia que acudirá en defensa de cualquier país aliado que sea agredido. En estas maniobras -denominadas Trident Juncture 2018- participan las 29 naciones de la Alianza Atlántica -además de Finlandia y Suecia- con 50.000 soldados, 250 aviones, 65 barcos y alrededor de 10.000 vehículos. España aporta 1.800 militares, siete aviones, tres navíos -las fragatas “Cristóbal Colón” y “Navarra”, y el buque “Cantabria”-, unos 100 vehículos -entre ellos Pizarro y Leopardo-, y varias unidades, como un Grupo Táctico Mecanizado del Ejército de Tierra y una unidad de defensa anti-aérea.

El teniente coronel Gabriel Villalonga Sánchez, jefe de ese Grupo Táctico Mecanizado, dice que “estos ejercicios son necesarios para engrasar la maquinaria de la OTAN, para conocimiento mutuo de los ejércitos que participan y comprobar que podemos actuar diferentes unidades de distintos países y ejércitos de una forma coordinada e interoperable”. Explica que -de este modo- “se demuestra que los países de la OTAN están preparados para responder a una agresión a uno de sus aliados”. En esa misma línea, el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, afirmaba hace unos días que Trident Juncture manda un mensaje claro a los miembros de la OTAN y a nuestros potenciales adversarios: la Alianza no busca la confrontación, pero estamos preparados para defendernos frente a cualquier agresión”.

En este ejercicio -cuenta el teniente coronel Villalonga- “hay una fase ofensiva en la que la fuerza norte progresa hacia el sur de Noruega, y la fuerza sur retrocede en una defensa móvil”. En la segunda fase es la fuerza sur la que emprende una ofensiva “para recuperar el terreno de soberanía perdido”. España está integrada en la fuerza sur. Una de las razones por la que se desarrolla en los países nórdicos -señala el militar- “ha sido el escenario de frio invierno, las temperaturas extremas, para demostrar la capacidad de la OTAN en un escenario de climatología adversa”.

A estas maniobras -que se iniciaron a finales de octubre y concluyen el 7 de noviembre- están invitadas Rusia y otras naciones, que están presentes como observadoras. El Trident Juncture 2018 se dirige desde el mando conjunto de la OTAN en Nápoles. 

Etiquetas

Lo más