Boletín

ÁGUEDAS ZAMARRAMALA (Crónica)

Las Águedas de Zamarramala se convierten en ejemplo de lucha por la igualdad

Las mujeres son las protagonistas indiscutibles de la fiesta de las Águedas, hoy es el día en el que gobiernan y en el que reivindican sus derechos, así como la necesidad de una igualdad real. Desde 1227 en el barrio de Zamarramala de Segovia llevan haciendo honor a esta tradición.,Declarada de Interés Turístico Nacional, la fiesta de las Águedas tiene pocas variaciones de un año para otro y es que las zamarriegas buscan mantener viva la esencia, incluso

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:49

Claudia Carrascal

Las mujeres son las protagonistas indiscutibles de la fiesta de las Águedas, hoy es el día en el que gobiernan y en el que reivindican sus derechos, así como la necesidad de una igualdad real. Desde 1227 en el barrio de Zamarramala de Segovia llevan haciendo honor a esta tradición.

Declarada de Interés Turístico Nacional, la fiesta de las Águedas tiene pocas variaciones de un año para otro y es que las zamarriegas buscan mantener viva la esencia, incluso con la vestimenta, compuesta por el traje regional de gala, el manteo rojo, montera sobre la cabeza y joyas como símbolo de poder.

Aunque las protagonistas son ellas, y los hombres se quedan en un segundo plano, este año han decidido otorgar el alfiler de Matahombres de Oro, que tradicionalmente llevaban las mujeres en las enaguas para evitar ser molestadas por los hombres, al periodista Luis del Olmo.

En declaraciones a los medios ha asegurado que "las mujeres tienen un futuro muy superior al de los hombres" y ha indicado que las de Zamarramala constituyen un ejemplo para toda España porque piensan "con coraje, fuerza y con todo el respeto hacia los hombres".

En la misma línea, ha comentado que "la mujer no solo es el presente, sino también el futuro" y ha hecho referencia a los avances que ha logrado en los últimos años ocupando puestos preferentes en la administración o en la política.

Además, ha hecho hincapié en la importancia de hacer un homenaje permanente a la mujer de Zamarramala "por su presente, pero sobre todo por su historia" y ha aprovechado para pedir a todas las mujeres que "no descuiden a los hombres" porque "también existen".

Por otra parte, ha asegurado que las manifestaciones que se están organizando para el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es necesario que estén capitaneadas por mujeres y que sirvan de ejemplo para "prosperar".

A pesar de haber ganado cuatro premios Ondas y de acumular una trayectoria radiofónica de 50 años, Luis del Olmo ha admitido que el reconocimiento que ha recibido este domingo en Zamarramala supone para él una emoción "superior" y "un sueño cumplido" a sus 82 años.

Por su parte, las alcaldesas de esta edición, las hermanas Elisabeth y Débora Velasco han afirmado que para ellas representa "un orgullo" y "una responsabilidad" cumplir esta tradición legendaria.

Eso sí, Débora ha aclarado que esta fiesta se está despojando del tinte reivindicativo que tenía porque ahora "las mujeres estamos mucho mejor que antes", y que lo importante es mantener en la memoria esta fiesta que sigue siendo una herramienta importante para reclamar "la igualdad", ha concluido.

Tampoco han faltado el juego de banderas y la escolta de alabardas con la panorámica de la ciudad de Segovia como telón de fondo, todo ello, con el fin de recordar el papel decisivo que tuvieron las mujeres en la reconquista del Alcázar al encandilar a las tropas serracenas.

La Asociación Segoviana de Esclerosis Múltiple (ASGEM) ha recibido el título de 'Ome Bueno y Leal' y la pregonera ha sido la atleta segoviana Carolina García, quien ha hecho un repaso por valores de las mujeres que no se deben olvidar, como "la valentía, la lucha, el trabajo y la fuerza", así como "las ganas de hacer cosas".

Los títulos de Aguederas Honorarias y Perpetuas ha sido entregados a la directora creativa de Ambientair, Beatriz López; la arqueóloga Isabel Marqués; la secretaria del Patronato del Alcázar, Blanca Collar de Cáceres; así como la catequista en el barrio incorporado durante los últimos ocho años, Sonia Sanz.

Las jotas y bailes tradicionales se han sucedido a lo largo de toda la celebración, y la música de tamboriles y dulzainas ha puesto el toque festivo.

Sin embargo, el momento más emotivo ha sido la quema del "pelele", el muñeco de paja y trapo que representa la figura del hombre.

Con este último acto, las alcaldesas han querido prender fuego a "todo lo malo" y en especial despojarse de las diferencias que siguen existiendo, así como de la "desigualdad", pero no solo hacia la mujer, sino también hacia cualquier colectivo o persona.

Lo más