El día que Aretha Franklin podría haber sido aún más grande

Se siguen sucediendo los homenajes tras el fallecimiento de la mítica cantante de soul Aretha Franklin que incluso durarán más allá de su funeral el próximo 31 de agosto en Detroit

Aretha Franklin

 Aretha Franklin (EFE)

  • item no encontrado

Presentador y director de 'Hollywood Land'

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 21:39

Desde sus orígenes como intérprete de gospel infantil en la iglesia Baptista en la que su padre era predicador, pasando por la relación con su hermana mayor Erman, como el momento en el que hizo llorar a Obama. Pero precisamente sus orígenes en el coro eclesiástico y la relación con su padre marcaron un momento crucial en la carrera de Aretha que le impidió ser más grande de lo que ya de por sí fue para la historia de la música: ser la voz absoluta tras el hit Son of a Preacher man.

Una pequeña decisión que lo cambió todo

En 1967 el prolífico productor musical Jerry Wexler, que ya contaba con trabajos junto a Ray Charles y que después conseguiría que Led Zeppelin firmara con Atlantic Records, se acercó a Ronnie Wilkins y John Hurley para escribir un nuevo éxito para Franklin. La canción aprovecharía los orígenes de la cantante de soul y giraría en torno a un amorío con el hijo del predicador del pueblo. Sin embargo, y a pesar de que Aretha llegó a grabar una primera versión de Son of a preacher man, las creencias religiosas y la vergüenza que supondría para Clarence LaVaughn Franklin en una iglesia baptista de finales de los años 60 provocó que la cantante terminara rechazando interpretar la canción. Por ello, Wexler le llevó la canción a una cantante británica de R&B originaria de Middlesex y que había cosechado un considerable éxito.

Un éxito que nunca tuvo

Dusty Springfield, grabó su propia versión de la canción con serias dudas. Como fan ella misma de Aretha Franklin, que por entonces ya era considerada la “Reina del Soul” con temas como Respect o Chain of fools, dudó de como debía interpretar la canción. Llamó a otras cantantes amigas suyas e interpretó varias veces por teléfono hasta que le dieron la aprobación para cantarla en un estilo más suave que Franklin. La canción se incluyó en el disco Dusty in Memphis después de que el single hubiera alcanzado el número 10 en la lista de los más vendidos de Estados Unidos y el número 9 en las listas británicas y actualmente ocupa el número 240 en la lista de las 500 mejores canciones de la historia en la revista Rolling Stone. El album completo fue el primero desde que Springfield firmó con Atlantic Records, mismo sello que producía a Aretha Franklin.

Este éxito provocó que la hermana mayor de Aretha, Erma Franklin, a pesar de compartir el mismo padre predicador baptista, cantara su propia versión para el album Soul Sister lanzado solo un año después de Dusty in Memphis, en 1969. Incluso solo un año más tardó la propia Aretha en finalmente decidirse a incluir su versión grabada en 1967 en el disco The Girl's In Love With You, lanzado tres años después. El mismo album incluía una versión de Let It Be, tres meses antes de que los Beatles publicaran la canción, compuesta originariamente por Paul McCartney en honor a su madre en el disco homónimo de 1970. Sin embargo,The Girl's In Love With You no obtuvo el mismo recibimiento que Dusty in Memphis y, a pesar de que Son of a Preacher Man ha sido interpretada por casi 30 cantantes diferentes, la historia la ha enmarcado siempre como el mayor éxito de Dusty Springfield y el single que le catapultó a la fama mundial. Y a pesar de que con la muerte de Aretha Franklin se marcha una de las mayores voces de la historia de la música, una pequeña decisión, una sola canción, le privó de un poco más de la fama que ya de por sí tuvo.

Lo más