Boletín

La desesperación de Pérez-Reverte con la petición de cambiar el nombre a unos cuadros por ideología de género

El escritor ha estallado contra un periodista que solicitaba cambiar de “rapto” a “violación” el título de una pintura de Rubens

La desesperación de Pérez-Reverte con la petición de cambiar el nombre a unos cuadros por ideología de género

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:09

El escritor de novelas de éxito como “Falcó”, la saga de “Alatriste” o “La Reina del Sur”, Arturo Pérez-Reverte, ha criticado la iniciativa de un periodista que reflexionaba sobre la necesidad de retitular algunas pinturas y adaptarlas a términos más actuales, como sustituir la palabra “rapto” por violación” en cuadros como el conocido “El rapto de las hijas de Leucipo”.

El periodista cultural, Peio H. Riaño, escribía en su perfil en la red social Twitter: “¿Es demasiado pronto o demasiado tarde para que los museos cambien el eufemismo de "rapto" por el de "violación"? Este Rubens cuelga en el Prado como "El rapto de las hijas de Leucipo", por qué no se muestra a sus millones de visitas como "La violación de las hijas de Leucipo"?”.

En el hilo de mensajes el periodista incluía también la siguiente reflexión: “El rapto de una mujer para violarla forma parte de la violación. Que la escena represente un instante antes de la penetración sigue siendo lo mismo: una violación”.

Una propuesta que no ha hecho ninguna gracia a Pérez-Reverte que ha respondido a la idea calificándola de “sospechosa” y acusa al periodista de estar dipuesta a “hacer méritos como sea”. “Cada cual se busca la vida como puede. Pero me fascina la desaforada, sospechosa y reciente fe de ciertos conversos, dispuestos a hacer méritos como sea”, podía leerse en el mensaje completo.

Precisamente no es la primera vez que “El rapto de las hijas de Lucipo”, que actualmente se encuentra expuesto en la Pinakothek de Munich, es víctima de análisis sobre su contenido supuestamente “machista”. En un programa especial de “La Sexta Noche” ya argumentaban que Rubens trataba de “encubrir una violación en una obra de arte”.

Lo más