AND-CONCHA MÉNDEZ

Concha Méndez, una adelantada a su tiempo que sufrió la guerra y el exilio

La escritora Concha Méndez fue una mujer feminista adelantada a su tiempo que, como tantos intelectuales de su época, sufrió la Guerra Civil y el exilio, que la convirtió como a otros muchos en un "paciente psiquiátrico", según su nieta Paloma Ulacia Altolaguirre.,"La guerra no fue algo chistoso, destruyó las mentes y las almas y convirtió en pacientes psiquiátricos a todos los exiliados y a sus hijos, posiblemente yo también lo soy", ha afirmado hoy Ulacia, que ha presenta

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:24

La escritora Concha Méndez fue una mujer feminista adelantada a su tiempo que, como tantos intelectuales de su época, sufrió la Guerra Civil y el exilio, que la convirtió como a otros muchos en un "paciente psiquiátrico", según su nieta Paloma Ulacia Altolaguirre.

"La guerra no fue algo chistoso, destruyó las mentes y las almas y convirtió en pacientes psiquiátricos a todos los exiliados y a sus hijos, posiblemente yo también lo soy", ha afirmado hoy Ulacia, que ha presentado en Málaga su libro "Concha Méndez. Memorias habladas, memorias armadas".

Insiste en que la guerra no es divertida y en que quien sufre el exilio se "descontextualiza", y considera que el feminismo es "hacerlo lo mejor que puedas con las elecciones que tomes en la vida", y en ese sentido Concha Méndez "lo hizo lo mejor que pudo".

Ha recordado que, antes de casarse con Manuel Altolaguirre, su abuela se enamoró primero en su juventud de Luis Buñuel, quien después la abandonaría "por una francesa".

"Generalmente, los hombres te dejan por una francesa. ¿Por qué? Porque no engordan. Hay que tener mucho cuidado de no ganar peso", ha bromeado Ulacia, que cree que "feministas ha habido siempre", y su abuela fue "una más".

"La dejó Buñuel y ella dijo: 'Y a mí, ¿qué?' Se propuso descubrirse a sí misma y se fue a Londres a tomar un curso de cocina, porque ella era de la clase alta y nunca había entrado a la cocina. Empezó a entender la vida como la entendía otra clase social, bajó de una clase social para volverse autosuficiente y ganarse la vida".

Después de una etapa en Argentina, regresó a España, ha explicado Ulacia, que empezó a grabar las conversaciones con su abuela, que darían lugar a estas memorias, "por hacer algo", con una grabadora de un amigo "que pesaba como doscientos kilos".

Cree que Concha Méndez nunca habría escrito sus memorias, y recuerda que todo lo escribía en verso, como unas cartas "muy alegres y coloridas" que le enviaba cuando Ulacia estudiaba en París.

La autora del libro sostiene que su abuela estaba "muy resentida" por el hecho de que, después de romperse su matrimonio, Altolaguirre se hubiera casado con la cubana María Luisa Gómez Mena, algo que "debió de provocarle un gran disgusto porque él se metió así en una situación intolerable".

"No pasaba a vivir con otra mujer para ser más feliz, sino para cuidar a una mujer que era alcohólica y drogadicta. Era la destrucción de una persona muy talentosa y fue muy triste, pero mi abuela no habló más del tema", ha señalado.

Ulacia no cree que el insuficiente reconocimiento de la obra de Méndez se deba a que haya quedado "a la sombra" de Altolaguirre, porque la relación de ambos fue "la unión de dos personas a las que les interesaba lo mismo".

A Altolaguirre lo ve "un poco a la sombra siendo un gran poeta, quizás un poeta que no sigue siéndolo en el exilio, pero no es fácil cuando tienes que insertarte en otro mundo, y eso se convierte en un lujo".

Estas memorias han sido publicadas por la editorial Renacimiento dentro de su Biblioteca del Exilio, cuyo director, Manuel Aznar, ha resaltado que "la biografía de Concha Méndez hasta la guerra es la de una mujer de una modernidad que rompe todos los esquemas en la clase social donde ha crecido".

Lo más