También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CRISIS CATALUÑA

Los CDR, investigados por violentos, alegan que optan por "pacifismo activo"

En el punto de mira de la Fiscalía por su "vandalismo y violencia", los Comitès de Defensa de la República (CDR), grupos de ciudadanos que organizaron la desobediencia para garantizar el 1-O, se definen como "el pueblo" y alegan que optan por el "pacifismo activo" para construir la República Catalana.

  • Agencia EFE

En el punto de mira de la Fiscalía por su "vandalismo y violencia", los Comitès de Defensa de la República (CDR), grupos de ciudadanos que organizaron la desobediencia para garantizar el 1-O, se definen como "el pueblo" y alegan que optan por el "pacifismo activo" para construir la República Catalana.

Seis meses después del 1-O, y con la mayoría de los líderes del proceso unilateral hacia la independencia encarcelados o huidos, los CDR han tomado el relevo en la calle a la Assamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, hasta ahora hegemónicas en las movilizaciones soberanistas, para imponer su apuesta por la desobediencia cortando carreteras y vías del AVE y levantando barreras de peajes.

Con una estructura que ha ido creciendo y organizándose con el paso de los meses, los CDR aseguran estar formados por estudiantes, payeses, bomberos, parados, comerciantes, recepcionistas, profesores, autónomos, cocineros, peluqueros y jubilados: "somos el pueblo y estamos aquí para construir la República", avisan.

La Fiscalía considera, por el contrario, que las actuaciones de los CDR son "intolerables", ya que han promovido actos "vandálicos" y ensalzado "con violencia" a los investigados por rebelión, con lo que "ponen en peligro no solo la paz pública y el orden constitucional, sino la esencia misma del sistema democrático".

En la misma línea, la Guardia Civil concluye en un informe que los CDR nacieron para "impedir la acción de la justicia, mediante movilizaciones sociales", lo que se evidenció con las huelgas generales del pasado 3 de octubre y 8 de noviembre, en las que "paralizaron" Cataluña y "bloquearon" su economía "mediante sabotajes simultáneos" que demuestran su capacidad de coordinación.

Hasta hace poco, en un segundo plano a la sombra de ANC y Òmnium, los CDR empezaron a cobrar protagonismo en los días previos al 1-O, cuando, autodenominados Comitès en Defensa del Referèndum (CDR), lanzaron campañas de movilización a través de las redes sociales para defender con resistencia pasiva los puntos de votación.

También lideraron, ya con el nombre de Comitès de Defensa de la República (CDR), los cortes de carreteras y de vías del AVE en las huelgas generales, en los que alardearon de su capacidad para paralizar Cataluña.

Según el informe de la Guardia Civil, que obra en poder del Tribunal Supremo, en los cortes de tráfico de estas huelgas generales los CDR llegaron incluso a "emplear" a menores de edad, "con el consecuente riesgo para su vida e integridad física" y usaron "técnicas aprendidas en talleres" para dificultar la disolución de manifestaciones.

"El objetivo de movilización social para la consecución de una República Catalana es común para ANC, Òmnium y los CDR, contando estos últimos con una mayor eficacia y repercusión en términos de llamamiento a la población para movilizarse y emprender su estrategia de residencia y desobediencia civil", remarca la Guardia Civil.

Según el informe del instituto armado, los CDR son grupos surgidos en 2017 con el objetivo inicial de facilitar el 1-O, que adoptaron como nuevo objetivo la proclamación de la república, con una estrategia de desobediencia y de "resistencia activo-pasiva".

Su florecimiento como movimiento en localidades y barrios se produjo tras el 1-O, con lo que, ante las necesidades de "coordinación y organización" entre los CDR ya constituidos y los que pudieran surgir se convocaron tres asambleas supramunicipales para abordar sus mecanismos de resistencia, la organización de talleres formativos y canales de comunicación.

En estas tres reuniones, celebradas en Sabadell (Barcelona), el 14 de octubre, Igualada (Barcelona), el 21 de octubre, y Manlleu (Barcelona), el 4 de noviembre, se estableció una estructura organizativa "bien definida" para fortalecer la organización "e intensificar su presencia en las manifestaciones", según la Guardia Civil, que destaca los lazos de los CDR con la CUP y con caras conocidas del independentismo y advierte de que no dejan "ningún aspecto al azar". EFE.

Lo más visto