También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

11M: Las secuelas que siguen marcando a los heridos

Entre los casi 2.000 heridos del mayor de los atentados terroristas de nuestro país, diez años después, hay 89 personas inválidas o con un alto grado de incapacidad física, cerca de 200 personas continúan en tratamiento psicológico semanal y algunos todavía no pueden subirse a un tren. Por otro lado, el Ministerio del Interior ha concedido indemnizaciones por un importe de 318,2 millones de euros.

Los atentados del 11M dejaron a 89 personas inválidas o con un alto grado de incapacidad física que supuso, en un tercio de los casos, la inhabilitación total para trabajar.Son algunos de los datos que ha difundido el Ministerio del Interior a través de su Dirección General de Apoyo a la Víctimas del Terrorismo que ha elaborado un perfil de las personas que fallecieron y de las que resultaron heridas en los atentados, de las que 1.758 solicitaron ayudas económicas.La mayoría de afectados eran de clase media trabajadora que se dirigía a sus lugares de trabajo, aunque también viajaban en los trenes en los que explosionaron las bombas ciudadanos en paro y estudiantes.Así, el 78 por ciento de las víctimas tenían entre 36 y 65 años, el 17 por ciento se situaban entre los 21 y 35 años (en su mayoría estudiantes) y el 5 por ciento eran mayores de 65 años, ya jubilados.De esta radiografía destaca que la mayoría de heridos, 1.651 personas, presentan lesiones no invalidantes, lo que no quiere decir que no sufran secuelas de distinta consideración.Frente a ellos, 61 personas padecen a consecuencia de las heridas una incapacidad permanente total, lo que les impide desarrollar las fundamentales tareas de un trabajo y 21 sufren incapacidad permanente absoluta, que sí inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio.Además, otras siete personas tienen acreditada "gran invalidez", una situación no solo de incapacidad permanente sino también, a consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para actos vitales como vestirse, desplazarse o incluso comer. Cerca de 200 personas, entre heridos y familiares de muertos en los atentados del 11M en Madrid, continúan en tratamiento psicológico semanal diez años después de la masacre, algunos incluso no se han subido a un tren desde entonces o sufren aún ataques de pánico con el ruido de ambulancias. Reciben ayuda psicológica por depresión, ansiedad o pesadillas, algunos tras abandonar el tratamiento que recibieron en su día y otros después de ver que no han podido solos superar lo sucedido. Incluso algunos han visto cómo sus síntomas aumentaban o reaparecían tras la tragedia del tren de Galicia el pasado verano, en la que fallecieron 79 personas y más de 150 heridos.En el caso de los que resultaron heridos en los atentados, las secuelas psicológicas están directamente asociadas con las físicas, en su mayoría minusvalías motrices o auditivas, algunas agravadas en los últimos años.El Ministerio del Interior ha concedido indemnizaciones y otras ayudas de tipo sanitario, psicológico o educativas a los heridos y familiares de los 192 fallecidos en los atentados del 11M por un importe total de 318,2 millones de euros desde que se cometiera la masacre hace diez años.Según informa Interior, de la cifra total, la mayoría, 315 millones de euros, corresponden exclusivamente a indemnizaciones directas abonadas a los 1.758 heridos o familiares de los fallecidos.Además, se han concedido 113.000 euros para becas a víctimas en edad de estudio y las ayudas sanitarias han ascendido a 311.250 euros como prótesis, tratamientos psicológicos, de rehabilitación y manutención, entre otras.Recientemente, se ha puesto en marcha un programa de atención a personas con discapacidad auditiva sobrevenida, ya que las explosiones y los efectos de la onda expansiva originaron numerosas secuelas auditivas en las víctimas que han derivado en muchos casos en sordera total.

Lo más visto