Santoral

Santa Juliana

Hija de padre pagano tuvo que luchar por abrirse paso con su amor por Cristo en medio del ambiente contrario al cristianismo

Recuerda el Evangelio que nadie es Profeta en su tierra. Eso sucede a todo creyente que se esfuerza en vivir la Fe contra corriente. Hoy celebramos a Santa Juliana que tuvo que luchar por abrirse paso con su amor por Cristo en medio del ambiente contrario al cristianismo. Su vida transcurre en el siglo III. Es hija de padre pagano, experto en Derecho, adorador de los dioses de Roma y perseguidor de los cristianos.

La madre, por su parte es agnóstica y se siente indiferente a toda forma de religiosidad. En este marco, ella se bautiza secretamente, haciendo un voto de consagración a Cristo, optando por no contraer matrimonio nunca. Pronto comienza a fijarse en ella un joven senador de nombre Eluzo, incluso el padre de la joven, ya ha decidido dársela por esposa. Juliana le pide un grave compromiso: Que sea Prefecto de la ciudad de Nicomedia. Así pensó ella que nadie se daría cuenta de su compromiso.

El santoral de hoy, martes 16 de febrero

Sin embargo, el poder del dinero llevó a aquel joven a gobernar la ciudad. Fue cuando ella le abrió el corazón confesando su Fe, por lo que el senador informó al padre y le puso al corriente de todo. Éste, montando en cólera, obligó a su hija para que dejara sus creencias, lo cual fue en vano.

Y es que Juliana dejó claro que no tendría inconveniente en ser la esposa del gobernador si su pretendido se convertía. En un gesto de falsa bondad, el padre manda a su hija a la cárcel, razonando equivocadamente que reflexionará y abandonará su aptitud. Pero ella sale reforzada de la cárcel en su condición de fiel servidora del Evangelio, entregando la vida por Cristo el año 308.

dd/mm