SANTORAL 11 AGOSTO

La Santa Patrona de la televisión cuyo carisma era ser pobre de espíritu para obtener la riqueza del Cielo

Santa Clara nació en Asís y fundó las clarisas desde la oración y al pobreza

Clarisas

Jesús Luis Sacristán García

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:57

Si algo hace que Dios se recree en el hombre es cuando éste es limpio de corazón y vive desde la pobreza de espíritu. Cuando apetece los bienes del Cielo y los de la tierra los considera como un don para acercarse a los otros, pero un hecho pasajero, porque gracias a la pobreza de espíritu uno sabe compartir lo que tiene con el otro. Y si hay un Santo que vive la pobreza con todas su fuerzas ese es San Francisco de Asís, que deja escuela. Y en esos seguidores se encuentra Santa Clara de Asís. 

Nació algunos años después que San Francisco en ese pueblo, tan cuna de gente sencilla como ellos. Concretamente era el año 1193. Al principio llevó una vida muy de la gente del mundo. No sobresalía por mal ni por bien. Lo único que le importaba era tener su vida resuelta sin más complicaciones. Un día escucha la predicación de San Francisco en un sermón cuaresmal. Clara tenía dieciocho años y sentía que su corazón elevaba una súplica a Dios para acercarse a Él desde la pobreza de espíritu. Para ello se acercó a Francisco para mostrarle su inquietud y deseo de imitarle en el camino hacia la santidad. 

La senda de pobreza que debía seguir era ir a vivir con unas religiosas que le educasen en la vocación a la vida consagrada. Una vez establecida en una Casa, al lado de San Damián, el Convento se llenó de religiosas, entre las que se encontraban su madre y su hermana. Poco después, es nombrada Superiora de la Comunidad, intentando dejarlo varias veces en vano. Durante este tiempo, se entrega totalmente al servicio de la casa, sirviendo a la mesa, y muy comprometida con las tareas del hogar.

Entregada también a la penitencia más austera, con el paso del tiempo tiene que moderarse para evitar caer enferma, porque Dios tampoco quiere eso. Así se van consolidando las Clarisas o las Damas Pobres de Santa Clara que, actualmente, se reparten por todo el mundo. Su Amor al señor sacramentado le libró de muchas pruebas que acecharon al propio Convento. En sus últimos momentos profundizó en el Misterio Pascual de Cristo, hasta que muere en 1253. Es Patrona de la televisión ya que cuando estaba en la cocina y tocaba la campana de Misa, ella se lamentaba de no poder ir y hacía un gesto de adoración al Santísimo. Entonces se transparentaba la pared y ella veía la Misa.

Lo más