Santoral

San Gregorio Niseno

San Gregorio de Nisa fue el único padre de la Iglesia que condenó la esclavitud considerándola incompatible con las enseñanzas de Cristo

Dios va actuando de forma Providencial. Como hemos visto en los Misterios de estos días se encarna por obra del Espiritu Santo y se hace Hombre sin dejar de ser Dios. Nace de la Virgen María y se muestra a los pueblos gentiles mediante el signo de una estrella en el Cielo. Todos estas Verdades de Fe que conforman la Historia de la Salvación son explicadas especialmente por los Padres de la Iglesia. Hoy, al comenzar la primera parte del Tiempo Ordinario, precisamente celebramos a uno de ellos: San Gregorio de Nisa.

Natural de Turquía en el siglo IV es hermano de San Basilio Magno y amigo de San Gregorio Nacianceno. Por su procedencia de esta zona de Asia Menor se les conoce como los Padres capadocios. Después de su formación en Atenas e impartir clases de Retórica, siente que su vida deja mucho que desear. Entonces contempla cómo su madre y hermana se acercana a la vida monástica, una opción que seguirá el en parte ya que, en su caso, se ordena sacerdote y se acerca a los ermitaños.

Poco después es consagrado obispo de Nisa. Allí se encuentra con la desviación dcotrinal del arrianismo. Arrio renegó de la divinidad de Jesucristo y el Emperador Valente se acerca a esa confesión herética. Cuando Gregorio condena esta desviación, el emperador le destierra. Posteriormente será un breve periodo obispo de Sebaste -la tierra del obispo y mártir San Blas que pronto conmemoraremos-.

Por entonces surge el Concilio de Nicea que define la divinidad de Cristo ya que el arrianismo había dejado en confusión a los fieles, e incluso, Patriarcas de la Iglesia. Acusado injustamente será encarcelado, aunque logra escapar, renunciando al ejercicio de su Ministerio Episcopal. San Gregorio de Nisa muere el año 395, pero no pueden pasar desapercibidos sus escritos sobre el Misterio de la Santísima Trinidad a modo de catequesis.


dd/mm