El fondo creado por el Papa en áreas misioneras que sufren la covid-19 ayuda a 250 proyectos

Según ha explicado el presidente de Obras Misionales Pontificias, los fondos recaudados provienen de colectas que han sido desarrolladas en varios países como España y Francia

Tiempo de lectura: 2’

El fondo de emergencia creado por el Papa Francisco para las áreas misioneras en crisis por la pandemia ha recaudado aproximadamente 1.581.449 de euros con los que ha sufragado en total 250 proyectos, según ha dado a conocer el Arzobispo Giampietro Dal Toso, Presidente de las Obras Misionales Pontificias en una conferencia de prensa en el Vaticano.

Dal Toso ha resumido en dos las cantidades de dinero recaudado: por un lado, 1.299.700 dólares (unos 1.108.039,74 euros), además de otros 473.410 euros. Francisco instituyó a principios de abril un fondo de emergencia para asistir precisamente las áreas misioneras más afectadas por el coronavirus y él mismo realizó una primera donación de 750.000 dólares.

ctv-xdx-misioneros-fondo-de-ayuda

"Son realides eclesiales que viven de las colectas dominicales"

Según ha explicado Dal Toso, los fondos recaudados provienen de colectas que han sido desarrolladas en varios países, sobre todo, de las áreas geográficas con más recursos. Así ha agradecido sobre todo la labor de las Iglesias de España, Francia y Corea del Sur que, según ha declarado, "más han contribuido".

Además también ha mencionado a países como Ruanda y Bangladesh que han desarrollado colectas 'ad hoc'. Dal Toso ha hecho hincapié en que el mayor problema a nivel de financiación que han afrontado las Iglesias locales de los territorios en misión ha sido "el cierre de las Iglesias" ya que no se ha podido hacer las colectas dominicales.

"Como os podéis imaginar con facilidad, muchas de estas realidades eclesiales viven simplemente de estas colectas dominicales y no cuentan con un sistema central de financiación", ha destacado Dal Toso. Del mismo modo, ha manifestado que los subsidios se han destinado "a favor de diócesis para la supervivencia de los sacerdotes y el pago de los gastos corrientes", pero también para asistir "a las comunidades y escuelas religiosas o católicas, así como para familias especialmente golpeadas por la crisis.

Religión