El último adiós a los dos guardias civiles asesinados en Barbate: "Eran servidores de la ley"

Este domingo ha tenido lugar tanto en Pamplona como en Cádiz la despedida de los dos guardias civiles asesinados en Barbate que fueron arrollados por una 'narcolancha'

Tiempo de lectura: 2’

El funeral por David Pérez Carracedo, agente de la Guardia Civil de 43 años, ha tenido lugar en la catedral de Pamplona y ha sido presidida por el arzobispo castrense, Juan Antonio Aznárez Cobo. La ceremonia religiosa ha contado con la presencia de numerosas autoridades y amigos de la familia que vivía en la localidad navarra de Sarriguren.

Aznárez ha trasladado a la familia del fallecido las condolencias del arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Florencio Roselló, quien al no poder acudir a la celebración ha enviado un escrito en el que se pone a disposición de la familia y condena “sin paliativos” la muerte de los dos agentes. “El corazón entiende de amor, no de violencia”, señala Roselló, para quien “atentar contra la vida ajena va en contra de los designios de Dios y en contra de los principios de los derechos humanos”.



"Ambos eran servidores de la ley y del bien común"

“La Iglesia en su dimensión humana y trascendental sufre con vosotros y quiere hacerlo junto a vosotros. No hay palabras para explicar lo sucedido. Estoy seguro que David está gozando ya de la gloria del Padre. Que Dios sea vuestra fuerza y consuelo siempre, pero sobre todo en estos duros momentos”, añadió en su escrito el arzobispo titular.

Por otro lado, en la Catedral de Cádiz se ha celebrado el funeral por Miguel Ángel González, natural de San Fernando y de 39 años de edad. El vicario general de la diócesis de Cádiz y Ceuta, Óscar González Esparragosa, ha presidido la celebración a la que también han acudido multitud de autoridades.

Esparragosa, destacó de los guardias civiles que “ambos eran servidores de la ley y del bien común, encargados de proteger el bienestar de todos los ciudadanos. Han sacrificado su vida por todos”. También hizo un llamamiento a las autoridades para que proporcionen “los medios necesarios” para que los agentes puedan cumplir su cometido “de forma segura y eficaz” ya que, añadió, “hay vidas y familias destrozadas a causa de la droga”.

Religión