El mensaje del obispo de Ávila tras estabilizarse el incendio: "¡Ahora nos queda ayudar en la recuperación!"

Mons. Gil Tamayo ha querido enviar un mensaje agradeciendo el inmenso esfuerzo de los bomberos y de los voluntarios que han ayudado a controlar el fuego de Navalacruz

Tiempo de lectura: 3’

El incendio de Navalacruz en la provincia de Ávila evoluciona favorablemente, las llamas no han superado el perímetro marcado y se da por controlado y estabilizado.

El fuego que han extinguido los bomberos de Ávila fue declarado el pasado sábado, 14 de agosto, tras originarse el incendio de un coche que se encontraba situado en un arcén. Debido al intenso calor, el fuego se potenció y adquirió la categoría de incendio forestal. Por su parte, el Ayuntamiento de Ávila adaptó algunos centros públicos, como un polideportivo y el Centro de Congresos, para acoger a los vecinos que huían del fuego.



La ayuda de la Diócesis de Ávila

La Diócesis de Ávila puso a disposición de las autoridades provinciales varios centros con el objetivo de alojar a las familias evacuadas de la zona afectada por el incendio forestal de Navalacruz. Entre los centros adaptados, la diócesis dispuso que la Casa de Ejercicios y el Colegio que administran fueran destinados al alojamiento de las brigadas que contribuyeron en la extinción de las llamas.

El obispo de Ávila, Mons. Gil Tamayo, ha querido enviar un video mensaje agradeciendo el inmenso esfuerzo de los bomberos y de los voluntarios que han ayudado a extinguir el incendio.

“Nos llega por fin hoy la noticia que el tremendo y grave incendio que hemos sufrido estos días en la provincia de Ávila, el incendio de Navalacruz, ha sido por fin estabilizado. Damos gracias a Dios y gracias también a esos más de mil operarios en la lucha contra el incendio que por medios terrestres y aéreos han logrado sofocar este terrible incendio. Gracias a los voluntarios que han colaborado a ello, a los vecinos de los pueblos afectados, gracias a las instituciones y administraciones que ha colaborado entre sí”.



"Ahora toca lo más importante"

Mons. Gil Tamayo se ha centrado en su mensaje en el trabajo de recuperación del territorio: “Ahora toca lo más importante. Este esfuerzo que ha puesto en valor la gran alma de las buenas gentes de Ávila, este gran esfuerzo que ha conjuntado tantas y tantas personas, ahora es necesario mantenerlo en lo que quizás es lo más difícil, la recuperación”.

El obispo pide “recuperar cuanto antes el medio ambiente afectado, recuperar nuestros montes y nuestros campos, recuperar una alimentación necesaria para nuestros ganados. Ayudar sobre todo a las personas que poseen estos bienes y se han visto afectadas en sus casas. Ahora toca aunar esfuerzos y evitar intereses particularistas y partidarios. No se puede sacar redito de este asunto, ha sido lo suficiente grave”.



Mons. Tamayo ha pedido seguir “manteniendo lo mejor de nosotros ahora en este esfuerzo de recuperación y necesitamos y reclamamos la ayuda de las administraciones en esta zona que ya es catastrófica. Sin ellos no podemos salir adelante y reclamamos esa igualdad de trato para nuestra tierra de Ávila afectada por este incendio”.

Por último, el obispo ha dado gracias a Dios “por este final y pedimos que nos siga ayudando y que la Virgen Santísima, Nuestra Señora de Sonsoles, nuestra patrona, nos ayude, nos ampare, nos cuide y nos proteja”.



Religión