La CEE reclama medidas para minimizar los efectos del calor en los trabajadores: "Solo se ponen parches"

El responsable de la Pastoral de Trabajo de la CEE asegura que adelantar la jornada laboral son parches al problema real: "Un golpe de calor puede provocar la muerte"

Tiempo de lectura: 2’

La ola de calor ya ha llegado a la Península, y se quedará con nosotros durante toda la semana y parte de la siguiente, según la AEMET. Las temperaturas superarán de manera holgada los cuarenta grados de máxima en diferentes puntos del territorio, pudiendo alcanzar hasta los 45-46 grados.

Protección Civil y las administraciones competentes recomiendan a la ciudadanía tomar medidas para evitar los efectos del calor, como no exponerse al sol en las horas centrales del día, refrescar las viviendas o estar bien hidratado.

Especialmente duro será estos días para los puestos de trabajo más expuestos al aire libre, como el de la construcción o los repartidores de comida. Colectivos que podrían sufrir las peores consecuencias de las altas temperaturas, como es la ola de calor.

La Conferencia Episcopal Española no es ajena a esta realidad que viven miles de trabajadores en nuestro país en este periodo estival. Desde la Pastoral de Trabajo del episcopado, su responsable Antonio Aranda recuerda en ECCLESIA que los golpes de calor son uno de los motivos más recurrentes de siniestralidad laboral en estos meses de verano.

“Un golpe de calor puede provocar la muerte en el peor de los casos, pero también las altas temperaturas provocan condicionantes como no estar centrados en el trabajo, tener despistes que pueden provocar no un golpe de calor directo, pero sí otros tipos de accidentes laborales como caídas, tropezones....”

"Las medidas tomadas hasta ahora son parches"

Para minimizar los riesgos, Antonio Aranda se ha mostrado partidario de adaptar las condiciones de estos trabajadores a la realidad climática del verano: “Los sindicatos son los que más se mueven y vigilan estas situaciones, y están pidiendo a gritos que se regule de forma clara esta situación, porque no lo está actualmente. Los trabajadores no saben cómo actuar y trabajan en circunstancias poco favorables para su salud”, ha alertado en ECCLESIA.

Por ello, el responsable de la Pastoral de Trabajo de la CEE califica de parches algunas medidas que se han tomado hasta ahora, como adelantar la jornada laboral para aprovechar más las horas de menos calor, como la madrugada y las mañanas: “Pero no dejan de ser parches, hace falta formación para que los trabajadores sepan los riesgos que corren cuando las temperaturas son muy elevadas y que las empresas pongan medios para que no sufran o minimicen el sufrimiento en horas de calor”, ha apuntado.

Religión