El cardenal Osoro hace balance del curso pastoral en Madrid: "La Iglesia ha estado en primera línea"

El Espejo de Madrid, dirigido por Mario Alcudia, se ha despedido de esta temporada este viernes y lo ha hecho, como es habitual, con una entrevista al arzobispo de Madrid

Tiempo de lectura: 3’

El Espejo de Madrid, dirigido por Mario Alcudia, se ha despedido de esta temporada este viernes y lo ha hecho, como es habitual, con una entrevista al cardenal Carlos Osoro, en la que el arzobispo ha hecho balance del curso pastoral. El Espejo de Madrid, que transmite a los oyentes de COPE la intensa y rica vida de fe de la archidiócesis de la ciudad, volverá el 3 de septiembre.

Mario Alcudia ha querido en primer lugar felicitar al card. Osoro por sus 48 años de ministerio sacerdotal; “Es una riqueza grande para mí” ha dicho el arzobispo.

El primer tema que han tratado el presentador del Espejo de Madrid y el card. Osoro ha sido el de la pandemia y la crisis social que está viviendo en estos momentos el país. Según el card. Osoro la Iglesia tiene que estar orgullosa de todo el trabajo hecho, pero también tiene que tener “conciencia de saber que nuestra vida es para los demás, está en función de los demás y cuando ha habido necesidades de todo tipo, no solamente materiales, sino también necesidades espirituales, de acompañamiento, yo creo que la iglesia ha estado en primera línea”.

Según el card. Osoro, “el amor es creativo y lo recibes gratuitamente. En la prueba está en la inmensa cantidad de carismas que han nacido en la iglesia en todos los tiempos y sobre todo en estos momentos de pandemia hemos vivido en la Iglesia. El pueblo de Dios se distingue por la creatividad y la caridad”.

Otro asunto muy importante es el Plan diocesano misionero que está viviendo la Archidiócesis de Madrid. Este segundo año ha estado centrado en el pasaje de Zaqueo donde le dice a Jesús que quiere entrar en su casa. Preguntado por el balance del segundo año del plan diocesano vivido, el Card. Osoro cree que “en ese caminar juntos, que al fin y al cabo es lo que nos propone el Papa Francisco con todo el tema de la sinodalidad, me parece que ha sido un año muy importante. Nos han ayudado las circunstancias que hemos vivido donde todos nos hemos ayudado. Es un balance muy positivo. Yo cuando escribí la carta hablaba que hay una necesidad que los cristianos entremos en todos los caminos por donde transitan los hombres, sin exceptuar ninguno. El discípulo de Jesús es alguien que tiene que entrar en esos caminos y darles la luz a los hombres.El momento de crisis que hemos vivido nos ha llevado a descubrir que la cultura del cuidado es lo que tenemos que descubrir”.

El Sínodo del Papa será uno de los protagonistas del tercer año del Plan Diocesano Misionero de la Archidiócesis de Madrid: “Este año mi reflexión va a ser en torno a esa página del Evangelio tan preciosa de la Samaritana: “Dame de beber”. Ese "dame de beber" que tiene doble perspectiva, lo que la Samaritana le pide al Señor y lo que el Señor le pide a la Samaritana. Hay que dejarse preguntar por el Señor y es un camino sinodal que vamos a hacer aprovechando el eslogan del Sínodo, comunión, participación y misión. Una Iglesia que ve, escucha, actúa y escucha ante la sed de los hombres y ver las necesidades reales de las personas. Los niños ahora tienen todo, pero quizás necesitan afecto y cariño”.

Otro tema abordado en la entrevista de Mario Alcudia es el de la educación y ese Pacto Global que pide el Papa. El card. Osoro tiene claro que “mientras no entendamos que educar es un acto de amor y no un acto ideológico es difícil. Uno entiende que este es un Pacto que tiene que hacer toda la humanidad, por eso el Papa llama al Pacto Global. Si es un acto de amor, yo entrego libertad. Quien mejor nos lo ha enseñado es Jesucristo que educaba a través de amor. A todos les dio las posibilidades de abrirse totalmente, de hacerles ver que uno no puede vivir sin este amor. Por eso no vale cualquiera para educar”.

El Año de la Familia y los abuelos han sido otros de los protagonistas de la entrevista. El card. Osoro ha reflexionado sobre la figura de los abuelos: No pueden estar al margen, dan densidad a la vida, dan hondura y profundidad, dan capacidad para amar y querer. Yo creo que esto es especialmente importante, la familia es el lugar donde más belleza adquiere el amor, estamos dispuestos a dar la vida uno a otros. Allí se fragua una densidad tal que a mí me parece que es esencial. La familia ha sido esencial durante esta pandemia".

Y por último el card. Osoro ha querido también lanzar un mensaje a los jóvenes en el año que se celebra el décimo aniversario de la JMJ de Madrid: “Yo decía que la memoria es importante, pero nos invita a seguir adelante. La memoria es importante porque sin ella nos perdemos y la JMJ de Madrid marcó una manera de vivir con los jóvenes y yo creo que sigue dándonos aliento y fuerza. Por una parte, hacer un pacto con la Verdad que nos viene de Dios, hacer un pacto con la libertad y un pacto también de esperanza. Es verdad que hay dificultades y afrontamos unas situaciones no fáciles, pero también que no estamos solos, Dios está de nuestro lado”.

Religión