El arzobispado de Burgos desmonta las nuevas denuncias y gestiones de las exclarisas de Belorado

Las exclarisas de Belorado intentan crear una asociación a partir de su comunidad excomulgada, un proceso imposible porque la gestión oficial del convento es de la archidiócesis

Tiempo de lectura: 2’

Tres semanas después de su excomunión el pasado 22 de julio, las exclarisas de Belorado emitieron un comunicado este lunes 8 de julio, explicando que su entidad religiosa se ha transformado en una asociación con estatutos, presidencia y junta directiva. Una asociación al margen de la Iglesia Católica, de la que renegaron el pasado 13 de mayo.

Este martes el arzobispado de Burgos, que a la vez gestiona los Monasterios de Belorado, Orduña y Derio desde que empezó la crisis cismática, ha respondido a este anuncio firmado por Laura García de Viedma, la exabadesa de Belorado. En primer lugar, señalando que ''no consta'' que la asociación ''esté registrada como tal ante la autoridad competente''. Y recuerdan que ''la transformación de una entidad religiosa en una asociación civil requiere el permiso y la forma de proceder que dispone la Santa Sede, que no se ha respetado en este asunto''. Y aseguran que la exabadesa busca ''confundir a la opinión pública'', dando a entender que esa nueva asociación ''es la propietaria del patrimonio de los Monasterios''.

Las exclarisas de Belorado deben pagar, sólo en facturas, 42.000€

De Viedma acusó que las cuentas bancarias habían sido usurpadas ileg´timamente, y Burgos responde que ''todas las actuaciones realizadas por el comisario pontificio y la comisión gestora están realizadas dentro de la más estricta legalidad''. Recuedan que el arzobispado tiene facturas ''que llevan meses sin ser abonadas por al gestión de la exabadesa''. Unas facturas que adeudan cerca de 42.000 euros, y algunos de ellas con hasta 2 años de antigüedad. Además, la exabadesa sigue impidiendo ''ilegalemtne'' el acceso a la gestión financiera, por lo que Iceta desconcoe ''el estado de las obligaciones laborales fiscales y tributarias''.

Además, son otros monasterios de las federaciones clarisas las que están aportando fondos para afrontar los gastos, facturas y nóminas.

Las exmonjas también criticaron la legitimidad de don Mario Iceta como Comisario Pontificio por su gestión en el consejo de administración de Cajasur entre 2005 y 2008. Un intento de calumnia que ''describe bien la cualidad moral de la Sra. García de Viedma''. Y zanjan el comunicado afirmando que el Comisario Pontficio ''se reserva el derecho de acudir a los tribunales para defender su honor y buen nombre ante estas declaraciones sin escrúpulos y calumniosas que ha realizado la Sra. García de Viedma''.


Religión