Boletín
Imparables

Imparables

José Melero y Fran Simón

Solo en COPE.ES

Eli parió a sus gemelos a los 5 meses de gestación: “La pequeña murió al mes de nacer. Alex es toda mi vida"

Eli nos cuenta cómo es la vida de su hijo tras seis meses hospitalizado

Cope.es Imparables

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:34

Eli perdió a uno de los gemelos tras 24 semanas de gestación, unos cinco meses y medio. Fue un parto muy complicado: “Fue un parto de riesgo. Yo temía que ninguno de los dos nacieran con vida. A los cinco meses, mi presión cardíaca era muy alta, acompañada de cuarenta grados de fiebre provocada por una infección. Aquello hizo que me llevaran al paritorio rápidamente y los médicos no pudieran retener el parto.”

Un mes y medio después, la niña no sobrevivió: “Los dos tuvieron problemas intestinales muy graves, al no estar desarrollado. Tuvieron que ser intervenidos de urgencia, y con un riesgo elevado. Pasado el tiempo, les administraron unas gotitas de leche. Al chico le vino bien, pero a la otra, al no estar bien cerrado su intestino, empezó a hincharse. Al pesar tan solo 800 gramos, fue imposible intervenirla. Su intestino no era viable y murió.”

Los gemelos nacieron un cuatro de septiembre. El bebé que sobrevivió, Alex, permaneció más de medio año en el Hospital de Toledo. Eli nos relata la dureza del día a día, especialmente las primeras semanas: “Fueron muy duros, porque estaba muy grave. Pasados los meses, veías como mejoraba y te daba chutes de energía. Logró salir adelante.”

En cualquier caso, Eli ha tratado de quedarse con lo positivo de esta experiencia: “Aprendí mucho. He conocido a gente tan buena desde enfermeras, médicos, padres... son como una segunda familia. No todos los momentos fueron malos. En otoño por ejemplo, cuando hacía buen tiempo, salíamos al parque del hospital para merendar, y echábamos unas risas.”

Alex ha cumplido ya los 18 meses de vida. “Está estupendo”, nos cuenta su madre, que también nos confiesa que cuando nota algún síntoma atípico en su retoño, entra en pánico. A día de hoy va algo retrasado en su desarrollo motor, pero va progresando: “Ya desde el mes de julio no tiene oxígeno, porque su hipertensión pulmonar está corregida. No se pone excesivamente malo ni ha tenido importantes resfriados o neumonía. En un principio pensé que sería más delicado.

Las posibles secuelas que hayan quedado en Alex, no se conocerán con exactitud hasta más adelante: “Ya casi consigue andar. Pero ya veremos con el tiempo si hay secuelas. Como te digo, su desarrollo motor es más lento que el de los niños de su edad. Y es la alegría de mi casa. En el día a día me agobio también por el trabajo que tengo, que es bastante duro, y llego a casa saturada, pero cuando le ves reír todo se me pasa.”

Eli reconoce que mantiene con su hijo un vínculo muy especial: “Es incluso mayor, porque desde el primer momento he vivido muchas situaciones de riesgo con él. Yo aconsejo a los padres que están pasando por una situación como la mía, que nunca arrojen la toalla, que no se vengan abajo o lloren delante de la incubadora o de la cuna de su bebé, porque aunque no lo parezca, ellos oyen todo, y perciben la energía negativa.”

Lo más