“Cada vez son más los jóvenes adictos al juego que acuden a nosotros para pedir ayuda”

El presidente de la Asociación de Jugadores de Azar en Rehabilitación de Málaga ha pasado por los micrófonos de 'Imparables'

Audio

 

ImparablesImparables

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:32

Muchos de los jóvenes con problemas de ludopatía recurren a las asociaciones para pedir ayuda. El servicio que prestan estas entidades, sin apenas subvenciones públicas, es de valor incalculable. Es el caso de la Asociación de Jugadores de Azar en Rehabilitación de Málaga, que durante treinta años ha asesorado y ofrecido sus servicios a unas 10.000 personas. Su presidente, Francisco Abad, ha señalado que diariamente acuden a la asociación unas siete personas para reinsertarse: “Nos cuentan sus penurias. Suele ser gente muy joven. Aquí lo que hacemos es recibirles, escucharles, enseñarles cómo funcionan las terapias y la importancia de que no vengan solos.”

Una vez le abren el historial clínico, los adictos asisten a las sesiones de terapia grupales, una media de tres veces por semana en la primesa fase, que suelen tener una duración de 90 minutos: “Son grupos de autoayuda con los profesionales, que determinan si estos chicos requieren de un tratamiento más específico, ya que en ocasiones los psicólogos chocan con la timidez, o que esa persona no termine de conectar con todos.”

El proceso de recuperación, apunta Abad, es largo. No menor a los dos años: “Dejar de jugar y no recaer requiere de un tratamiento continuado. Las tentaciones son constantes, y está prohibido llamar a la tentación. En los primeros meses las posibilidades de recaída son grandes. Por ello, es importante que las familias les arropen.”

Durante los primeros meses de terapia, se le marcan a los afectados una serie de pautas, que a muchos les cuesta llevar a cabo, pero que son fundamentales: “Se les pide que siempre vayan a la calle acompañados para evitar correr riesgos, no hacer uso de los móviles, alejarse de las amistades tóxicas... En un primero momento, los que padecen las adicciones no entienden el por qué de estas pautas.”

El presidente de la Asociación de Jugadores de Azar en Rehabilitación de Málaga ha precisado que las nuevas formas de jugar con el avance tecnológico ha generado más adictos de corta edad: “En 2017 el número de adictos que acudieron a nosotros aumentó en un 30%. En 2018 el incremento fue del 50%. Y este año hemos superado todas las expectativas. La demanda es mayor que la oferta. Estamos desbordados.”

En cuanto al perfil de las personas que son susceptibles de caer en las garras del juego, Abad ha asegurado que “principalmente son gente que residen en barriadas, pero os digo que esto va por rachas y es muy variopinto.”

Lo más