Boletín

Vídeo

Así ha sido el rotundo triunfo de José Tomás en Granada

 Vídeo: LANCES DE FUTURO

Sixto Naranjo
@sixtonaranjo

Director de ‘El Albero'

Tiempo de lectura: 3Actualizado23 jun 2019

Una ciudad repleta de afición a los toros al reclamo de José Tomás. El único paseíllo del diestro de Galapagar conocido hasta hoy era este de Granada. Y hasta la ciudad andaluza peregrinaron miles de aficionados desde multitud de puntos del planeta.

Y José Tomás no ha defraudado a sus más fieles. Una actuación deslumbrante de sitio y pureza. Para despejar dudas. Una Puerta Grande sin un pero. Variado y templadísimo con el capote y mandón y profundo con la muleta. El único pero ha sido la espada con estocadas algo bajas.

Pronto se hizo presente José Tomás en el ruedo. A la verónica, saliéndose hacia los medios. Por el pitón izquierdo surgieron dos lances deslumbrantes. El quite por delantales ligados a saltilleras. Y la plaza en pie. Tras el brindis, los estatuarios. Seis, siete... perdimos la cuenta. Sin mover los pies. Y el del desprecio a cámara lenta. Al natural se puso JT en las primeras tandas con el toro respondiendo. Pero dónde llegó el toreo más rotundo fue en redondo, exigiendo más al de Cuvillo. La estocada cayó desprendida pero no impidió que el de Galapagar pasease el doble trofeo.

El tercero de Domingo Hernández ha resultado más basto de hechuras y bruto en sus embestidas iniciales. JT ha parado literalmente los relojes con su toreo a la verónica. A compás, jugando brazos y cintura. Después de poner en apuros al subalterno Sergio Aguilar con los palos, el torero madrileño ha logrado reducir la brusquedad del toro con una suavidad inaudita. Al natural primero y en redondo después. Pero lo más logrado ha llegado al final, con redondos que ligaba a naturales largos, eternos... el mejor José Tomás. Una estocada baja ha restado puntos a las dos nuevas orejas paseadas.

El quinto de El Pilar no espabiló hasta que pasó por el caballo. Hizo concebir alguna esperanza cuando se desplazó con algo de chispa en el inicio de faena. Falsa alarma. El toro se vino abajo muy pronto y José Tomás lo avío de otra estocada trasera y baja.

El sexto llevó el hierro de Cuvillo, el más pobre de presentación de los reseñados por JT. Fue un astado medido de raza al que José Tomás acarició con sumo temple y mimo tanto con el capote como con la muleta. Los naturales fueron exquisitos por su trazo y suavidad. Y también hubo una serie de naturales por el pitón derecho. La estocada ahora si cayó arriba y se desató la locura. Dos orejas y rabo. Los despojos son lo de menos cuando se ve torear así.

Quien no tuvo suerte con su lote fue Sergio Galán. El rejoneador conquense quiso ser algo más que un telonero, pero sus dos toros no se lo permitieron. El abreplaza de Pallares fue un animal con mucha movilidad. Una embestida incómoda con la que tuvo lidiar a caballo Sergio Galán. Arriesgó mucho montando a Ojeda en banderillas y con Óleo en las cortas. El rejón de muerte cayó muy bajo y fue ovacionado.

El berrendo cuarto fue otro toro manejable con el que Galán tuvo que tirar de recursos y buen toreo para captar la atención de los tendidos tras la merienda. Expuso a lomos de Ojeda y con Apolo dejó un gran par a dos manos. Pero el fallo con el rejón de mujer muerte le alejó de tocar pelo.

FICHA DEL FESTEJO

Granada, sábado 22 de junio de 2019. 3ª de Feria. Lleno de No hay billetes.

Dos toros para rejones de Pallarés, con movilidad; y Benítez Cubero, manejable. Toros para la lidia a pie, por este orden, de Núñez del Cuvillo, de buen juego; Domingo Hernández, manejable; El Pilar, deslucido; Núñez del Cuvillo, manejable dentro de su contado poder.

El rejoneador Sergio Galán, saludos y saludos.

José Tomás, dos orejas, dos orejas, saludos y dos orejas y rabo.