Audio

El ganadero Justo Hernández, en El Albero

  El propietario de los hierros de Garcigrande y Domingo Hernández dio su versión sobre la polémica del cartel del Domingo de Resurrección en Sevilla

Tiempo de lectura: 3Actualizado 20 feb 2020

¿Por qué no Garcigrande?”, fue la pregunta que lanzó en varias ocasiones el empresario Ramón Valencia durante la presentación de los carteles de la temporada 2020 en la Real Maestranza de Sevilla. La negativa de Pablo Aguado, el gran triunfador del pasado año en el coso de El Baratillo, al ofrecimiento para lidiar la corrida del hierro salmantino el Domingo de Resurrección, le dejaba fuera de la combinación del primer gran cartel de la temporada.

Justo Hernández, fiel a su pausa y consciente de la posición de fuerza que le otorgan los triunfos en los últimos años, habló en El Albero de cómo ha vivido esta polémica y cómo afronta una temporada instalado en la cumbre del campo bravo español.

Justo, le damos la vuelta a la pregunta... ¿Y por qué sí Garcigrande?

Porque odas las figuras del toreo que han querido triunfar fuerte han apostado por nosotros. Y así lo siguen haciendo. En ese sentido nos sentimos orgullosos pero también respetando que otro torero piense de otra manera. Es su vida y su profesión y todos buscan lo mejor para cada uno. Respeto todas las posiciones. Nosotros tenemos gran prestigio con las empresas, con los toreros y con los públicos. Comienza una nueva temporada y empezamos de cero como siempre.

"La nuestra es una ganadería muy exigente, que tiene un toro muy difícil"

¿Cómo se puede pasar de ser el prototipo de ganadería comercial para unos y ahora, ser considerado por otros como hierro torista?

Siempre lo he dicho. La nuestra es una ganadería muy exigente, que tiene un toro muy difícil. Que hay que tener mucha técnica y estar muy dispuesto delante de él. Las figuras del torero están dispuesto a ello y son los que marcan la diferencia. Por eso se apuntan a nuestras corridas.

¿Ha habido alguna conversación con Pablo Aguado?

Pablo tuvo la deferencia de llamarme para explicarme lo que no había que explicar. Son decisiones suyas y yo se lo agradezco por el detalle. No hacía falta porque con sus apoderados he tenido y tengo una gran relación de amistad y aunque con él no nos conocemos aún mucho porque es un torero nuevo, él tiene que ir encontrándose. Posiblemente este año me mate corridas y estoy seguro que en el futuro nos encontraremos más de una vez.

¿Cómo te has sentido por cómo algunos han tratado a la ganadería?

La verdad es que no lo he pasado mal. Hasta lo he disfrutado. Me han criticado por lo que no hemos sido: el toro cómodo, el toro fácil. Y para una vez que dicen la verdad no me voy a enfadar, que es un toro difícil y complicado y que hay que apostar para estar delante de él.

¿Lo de Sevilla responde más a un lío de despachos que a un problema de los toreros con la ganadería?

A mí en octubre me llamó la empresa y me compró dos corridas. Yo estoy encantado de ir a Servilla porque es el sueño de cualquier ganadero. Pero yo a partir de ahí no sé nada más, nada más que lo que voy sabiendo por los medios, por los profesionales que vienen a ver las corridas y que puedes intuir qué toreros pueden torearlas.

"Lo tienen muy difícil las ganaderías que quieren subir el nivel y  lidiar más"

¿Cómo vives las críticas de lo que opinan que es una exageración que cuatro ganaderías lidiéis dos corridas en Sevilla?

Yo el año pasado ya fui dos tardes. Por un lado, el toreo y las ganaderías han cambiado. Ahora nos enteremos de cualquier faena en un pueblo. Los toreros hilan muy fino y hay mucha información. Ellos deben estar bien y necesitan un material muy exigente con el que tener posibilidades de triunfo. Antes se toreaba más pero se tenía menos información. La situación de ahora les da una responsabilidad que no sé si es positiva para ellos y para el toreo. Quizá por estas circunstancias no se salen de unas pocas ganaderías. Por desgracia para el toreo, lo tienen muy difícil las ganaderías que quieren subir el nivel y quieren lidiar más. Pero también lo tienen difícil los toreros porque se los ven mucho y se les critica mucho. Y tampoco debería ser así.

¿Cuál es la evolución de las ganaderías de Garcigrande y Domingo Hernández?

Solo tengo un objetivo: el día 6 en Olivenza, que es donde lidiaremos la primera corrida del año. A partir de ahí, no me da la cabeza para más. De verdad que no sé a dónde voy. Hago lo que puedo y doy muchos palos de ciego. Seguro que me equivoco mucho, imagino. No sé si dejo la mejor vaca o la peor. Intento acertar en la selección pero es muy difícil porque no hay un manual para esto. Al final dependemos que la corrida de Olivenza embista.

Garcigrande y Domingo Hernández han sido las ganaderías de El Juli en la última década. ¿Esta relación tiene una influencia en la ganadería?

Te buscan los toreros que quieren ser número uno y que quieren marcar las diferencias. Muchas veces, cuando se repite mucho con un torero se da la imagen contraria. Se les critica porque dicen que somos cómodos y no es así. Se ha demostrado este año con Sevilla.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo