Boletín

“Vox se quería colgar una medalla a costa de Desokupa”

Daniel Esteve, de Desokupa, desmiente que sea de extrema derecha y se define como “apolítico”

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 00:31

La entrega de ‘Crimen y castigo’ dedicada a las empresas de desokupación exprés sigue dando de qué hablar. Daniel Esteve, propietario de Desokupa, quiso dejar claro que ni él ni su empresa tienen nada que ver con la extrema derecha, tal y como han apuntado en el pasado entidades sociales y reportajes periodísticos.

“¡No somos ni de la ultraderecha, ni fascistas, ni nada!", exclama. Asimismo, prosigue: “Yo soy apolítico: no he votado ni votaré en mi vida”. Esteve remarca que no ve diferencias destacables entre los distintos partidos políticos: “Son los mismos perros con diferentes collares”.

“Son los mismos perros con diferentes collares”

Sin embargo, admite que ciertas formaciones políticas han querido beneficiarse del trabajo que lleva a cabo su empresa de desokupación exprés. Esteve cuenta que le han llamado desde Vox y que también ha mantenido conversaciones con el PP y con Ciudadanos, pero rechaza cualquier vínculo con ninguno de estos partidos.

El entrevistado admite que, en una 'desokupación' en Arganda del Rey (Madrid), se presentó Vox para “hacerse la foto”, para “ponerse una medalla”. Esteve lo define, irónicamente, como “muy gracioso”.“¡Largaos de aquí ya! ¿Qué pintáis en una desokupación mía?”, fue la reacción del empresario.

Define su negocio, Desokupa, como “una empresa de mediación”. Y explica que los trabajadores son “grandes” físicamente porque son deportistas y “cuidan su propia integridad”. Preguntado por los requisitos que exige a sus empleados para poder trabajar en su empresa, asegura que pide que no tengan asuntos pendientes de resolver con la justicia. No tiene en cuenta los antecedentes penales, ya que confiesa que él mismo los tiene por peleas a la salida de la discoteca cuando era más joven