COPE

Piel más tersa y lisa si te lavas la cara con el agua de esta manera

Hay 5 errores muy comunes durante esta época del año en la que, sin darnos cuenta, dañamos más de lo que creemos nuestra piel

Imagen de recurso

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:25

Después del verano y de haber sido unas buenas chicas concienciadas con la protección solar y estar embadurnándonos de crema llega la vuelta a la rutina, nos relajamos. Hay 5 errores muy comunes durante esta época del año en la que, sin darnos cuenta, dañamos más de lo que creemos nuestra piel. Toma nota de todos ellos porque seguro que alguno has hecho alguna vez:

1. Duchas demasiado calientes

Quizás el más común de todos, ya que en cuanto llega el frío, lo que más apetece es una ducha caliente. Sin embargo, los expertos como recomiendan no abusar del agua caliente, ya que perjudica nuestra piel eliminando la capa protectora y dando un aspecto deshidratado a nuestra piel. ¿Cómo darnos las duchas entonces? "Cortas y con agua templada. Y cuando nos lavemos la cara, utilizar siempre agua fría", recomienda Aura Serras, directora de Is Clinical.

“Lo más beneficioso del agua fría es que esta es vasoconstrictora, es decir, hace que los vasos sanguíneos se contraigan, haciendo que la piel se vuelva más tersa de forma superficial. Señalar que es una firmeza superficial siempre, ya que el agua fría no nos va a aportar firmeza a nivel muscular. También otro beneficio que tiene el agua fría es que ayuda a minimizar el tamaño de los poros, sobre todo en personas que tienen tendencia a que los poros se le dilaten con el calor", afirma Serras.

2. No usar protección solar

Otro error muy común, aunque pocas lo reconoceremos, es que dejamos de lado la protección solar facial en cuanto dejamos de tomar el sol. Todo el verano usando protección 50 y en cuanto llega el fresquito se nos olvida que nuestra piel sigue necesitando protección.

“Durante los meses de verano, la radiación predominante es la B (los UVB), que son las responsables de quemaduras solares y del cáncer de piel. En cambio, en invierno se reducen para dejar paso a los rayos ultravioleta A (los UVA), que provocan el envejecimiento de la piel", explica.

Por ello, es aconsejable usar durante todo el otoño un crema hidratante con protección solar 30 o superior, y si vamos a la nieve, incrementarlo a factor 50.

3. No exfoliarnos ni el rostro ni el cuerpo

La exfoliación, igual que la hidratación, es importante, ya que tras los excesos del verano debemos eliminar todas las células muertas acumuladas en nuestra piel para dejar la piel limpia de impurezas y que los productos siguientes penetren y actúen mejor. Sin embargo, es otro de los pasos que solemos saltarnos o hacerlo muy de vez en cuando para intentar alargar el moreno lo máximo posible. Un grave error.

4. No hacer un cambio de productos

Muchas veces cometemos el error de seguir utilizando la misma rutina de belleza en verano que en otoño, apurando los botes de crema que nos queden de aftersun o cremas hidratantes muy pesadas. Debemos tener en cuenta que debemos incorporar a nuestra rutina antioxidantes, vitamina C y ácido hialurónico para proteger la piel de la polución, para prevenir la oxidación y el tono apagado de la piel y, por supuesto hidratarla y estimular la síntesis de colágeno.

5. No ir a un médico o dermatólogo cuando nos sale una mancha

“Si nos ha salido una mancha en la piel, antes de empezar a echarnos productos anti manchas o hacernos cualquier tratamiento, debemos acudir al médico para que nos haga una revisión de la piel y nos diagnostique el tratamiento más adecuado. Debemos siempre tener mucho cuidado con las manchas, y más aun, si son en el rostro", afirma el Dr. Moisés Amselem.




Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar