Boletín

Familias españolas recuperan objetos robados por los nazis

Es el resultado del estudio de un historiador Español que lleva más de medio año investigando documentos de los campos de concentración nazis

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:32

Es difícil hacer un censo exacto de cuántos españoles pisaron los campos de concentración nazis a mediados del siglo 20. Cada vez se recuperan documentos que nos ayudan a saber más cosas y que nos permiten conocer qué pasó realmente. Por suerte, hay personas que se encargan de facilitarnos toda esa información con grandes y minuciosas investigaciones. En España, desde hace seis meses, más de 20 familias, han conseguido recuperar ese pedazo de historia que los nazis arrebataron a sus parientes al ingresar en esos campos de concentración.

El promotor de esta brillante idea se llama Antonio Muñoz y tiene 48 años. Él es historiador, profesor en la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, y junto con un centro de documentación sobre la deportación y crímenes de la Segunda Guerra Mundial, se encarga de entregar a familiares de personas encarceladas en los campos de concentración, sus objetos personales. Este centro cuenta con más de 30 millones de documentos e información sobre 17 millones de personas, y que guardaba 69 objetos españoles.

En Mediodía COPE nos ha estado contando que, “efectivamente, existe un gran desconocimiento sobre lo que pasó realmente en los campos de concentración nazis durante la segunda Guerra Mundial”. Su objetivo, según afirma, es el de poder devolver “pequeños trocitos de historia a las familias”.

Hace apenas unos días conocíamos la historia de Paquita González, una mujer de 86 años y a la que Antonio le devolvió varias fotografías de cuando era pequeña y que su padre llevaba consigo a su llegada al campo de Dachau. Como Paquita, ha habido muchas personas en España que han conseguido recuperar objetos y conocer más sobre sus familiares capturados por los nazis. Muñoz asegura que “muchas veces no se consigue encontrar a la familia más directa” por lo que en ocasiones no tenían conocimiento de la existencia de esa persona.

Antonio ha señalado que este trabajo no lo podía haber realizado sin ayuda del gran cuerpo de voluntarios y de historiadores locales que, poco a poco, le ayudan a localizar a los familiares.

Lo más