Audio

Cuando el escenario de tu boda es el Valle de los Caídos y tienes que cambiarlo en una semana

 

Tiempo de lectura: 2Actualizado15:14

Es un tema del que seguro estaríamos hablando, y no poco, en caso de que en Cataluña estuvieran más tranquilas las cosas. Todo estaba preparado para que fuera uno de los temas estrellas de la campaña electoral del PSOE. Te hablo de la exhumación de Franco, que ahora si que parece ser inminente ya que aunque no hay una fecha fijada, debería de ser antes del día 25 de este mismo mes. Todo esto tiene consecuencias con las que seguramente no habrás caído.

La Basílica del Valle de los Caídos sigue teniendo su agenda como cualquier otra parroquia. Allí, la protagonista de la historia que te contamos tenía una cita muy importante mañana, día 19. Su nombre es Paloma y ella iba a casarse en ese escenario. Y sí, lo decimos en pasado ya que finalmente ha tenido que cambiar de lugar en una semana de auténtico caos. Seguramente te puedas preguntar por qué en el Valle. Paloma ha contado a Mediodía COPE sus motivos: “Fue por la escolania, me gusta mucho el canto gregoriano y quería un buen coro. Me gustan mucho las voces de los niños. Otro motivo es que vivo muy cerca, en Villalba, y he pasado momentos de mi infancia allí, íbamos a misa los domingos. Para mi es un sitio familiar”.

Viendo la situación que rodea al Valle en estos momentos, lógicamente hay un momento en el que la preocupación se apodera en la pareja que forman Paloma y David: “Fue hace un mes con la fecha de las elecciones”, explica. En ese momento sabían que la exhumación se iba a llevar a cabo en breve.

En ese contexto, Paloma decide hacer llamadas, hablar con el prior y trasladarle todas las dudas que le inquietan. La respuesta, le decían que estuviera tranquila y que este tipo de eventos se respetan. No debería de haber ningún problema para celebrar la boda.

Pero pasan los días, se suceden las noticias y las fechas empiezan a encajar. ¡Quién no le dice a Paloma que su boda pueda llegar a coincidir con la exhumación! La Basílica ya no está disponible, el tiempo corre en su contra, pero le ofrecen una alternativa: “Semana a semana van diciendo que es alrededor del día 22 y claro mi boda es el 19. Llame al prior y me ofrecieron la hospedería”, relataba Paloma.

Aceptan esa posibilidad de celebrar la ceremonia en la hospedería, pero no parece que sea la solución definitiva. Allí encuentran varios inconvenientes. Uno, la capacidad, ya que la zona se quedaba pequeña para los más de 100 invitados. Y en segundo lugar también pesaba lo que se vivió en el Valle el fin de semana pasado. La propia Paloma estuvo allí y se dio cuenta de la presencia de fuerzas de seguridad, medios y otra serie de elementos que, unido a que no había una fecha fijada para la exhumación, podía provocar una escena que Paloma quería evitar a toda costa: “¿Por qué en mi boda tiene que haber Guardia Civil por todas partes? Prensa por todas portes... Era algo que no queríamos en nuestra boda, lo importante era el sacramento”.

Es el detonante para a una semana de la boda, decidir firmemente cambiar el lugar de la ceremonia. La semana de Paloma está siendo caótica. Han encontrado esa alternativa, una parroquia por la zona del Escorial donde David, que es su novio, y Paloma se convertirán mañana en marido y mujer.