• Sábado, 20 de julio 2024
  • ABC

COPE

Así es Andrés González, el 'cura del pádel': "Ayuda a vivir la vida"

Tiene ochenta años, es párroco de Jesús Obrero de Málaga, una labor que compatibiliza con la de capellán de la cárcel de Alhaurín de la Torre y su afición al deporte

Audio

Foto de Marca

Redacción Religión

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:07

Tiene ochenta años, es sacerdote y le apodan como el 'cura del pádel' por su afición a este deporte que ha aprendido de manera autodidacta, y tiene la gallardía cada semana de medirse en la pista a jugadores a los que dobla la edad.

Se llama Andrés González, párroco de Jesús Obrero de Málaga,una labor que compatibiliza con la de capellán de la cárcel de Alhaurín de la Torre. Y es que como apunta el propio sacerdote trinitario, los 2.200 voluntarios con los que cuenta la pastoral penitenciaria en España y los 158 capellanes no solo tienen la tarea de acompañar a los presos, sino también de proporcionarles una esperanza y ayuda para recuperar su dignidad.

“Una de las frases que siempre decimos, desde un punto de vista humano, es que todo el mundo sale porque estamos en contra de una cárcel que sea para siempre. La Iglesia cree y se fía en la posibilidad que tiene el hombre de reinsertarse, de convertirse y encontrarse con la verdad”, ha manifestado en una entrevista en 'Mediodía COPE'.

"El preso sabe que cuando va la Iglesia no le va a juzgar"

Como ha explicado Andés González, la pastoral penitenciaria tiene dos vertientes, la religiosa y la humana. En la primera de ellas, el párroco se dirige a la prisión de Alhaurín de la Torre “en nombre de Jesús y de la Iglesia de Málaga”. Luego, en la faceta humana, su misión junto a la de los voluntarios es preocuparse “de la parte humanitaria de la persona”.

Parte humanitaria que engloba aspectos como la cultura, la música, el teatro o la poesía, la física como el deporte o las relaciones humanas: “El preso sabe que lo controlan siempre, pero cuando va la Iglesia o un voluntario sabe que no le va a juzgar ni controlar. Será alguien que te escucha porque te quiere”, ha precisado el trinitario.

Cuestionado si es diferente la labor que se desarrolla en una parroquia respecto a la de un capellán penitenciario, González asegura que existen diferencias importantes, si bien hay puntos en común, por ejemplo que demasiados feligreses de Jesús Obrero están entre rejas: “En la parroquia el servicio es la formación, creación de grupos, sacramentos... y lo otro es una miniparroquia, aunque tiene más habitantes que algunos pueblos de España, donde falta la libertad. En la cárcel hay un control, para todo hay que perdir permiso, y en la parroquia pueden expresarse como quieren, tienen a su familia, sus amigos para darle un abrazo....”

La fe y el deporte

Asimismo, el 'cura del pádel' ha destacado cómo la fe y el deporte ayudan a Andrés en su día a día: “Todo ayuda a vivir la vida y ayudar a vivir la vida a otros. El deporte es un regalo de Dios, es el signo de la actividad y la actividad es el símbolo de la vida. Ambos son regalos de Dios. 'Mens sana in corpore sano”, ha recordado Andrés González en 'Mediodía COPE'.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo