• Domingo, 23 de junio 2024
  • ABC

COPE

Noticias

Una mujer de Galicia se muda a Escocia para buscar trabajo y alucina con quién acaba dando clase: "No me fijé"

En 'La Tarde' hablamos con Ángela Pérez, una mujer de 83 años que llegó a ser profesora en un internado de Escocia en el que dio clase a una personalidad

Una mujer de Galicia se muda a Escocia para buscar trabajo y alucina con quién acaba dando clase: No me fijé
Coordinadora Fin de Semana

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:37

Escocia, año 1962. Este es el lugar y el año en el que Ángela Pérez, una mujer gallega que tiene ahora 83 años, se mudó al país en busca de trabajo, ya que aquí no encontraba ninguna oportunidad. Sin embargo, por recomendación de la cuñada de su hermano, voló hasta el noroeste de Elgin, y allí, encontró esas oportunidades que no tenía en España: ser vigilante y ayudante del comedor del internado Gordonstoun. Lo que no esperaba en ese momento, en absoluto, era dar clases a alguien tan importante como el que puedes escuchar en este audio.

Audio


"No me fijé" aseguraba esta mujer de 83 años en La Tarde, con quien hemos hablado para que nos contase todos los entresijos de los dos años que pasó con esta personalidad, a quien recuerda con mucho cariño y de quien dice que era "muy guapo, rubito, muy normal. A veces lo recuerdo con una falda escocesa o con pantalón corto" expresaba.

Un internado con muchos otros niños que le enseñaron mucho

Tenía tan solo 23 años cuando llegó a Gordonstoun y a Escocia, y, desde que con 25 abandonó el país para regresar a Galicia, no ha vuelto a Reino Unido. "Nunca más volví a Reino Unido, aunque me quedé con las ganas de volver. Era muy parecida a Galicia, igual por eso no la echo tanto de menos" aseguraba entre risas, algo que se le contagiaba a Pilar Cisneros y Javi Nieves.

Lo cierto es que ella guarda un muy buen recuerdo de este internado, aunque para la personalidad a la que llegó a vigilar, no era un gran sitio en el que estar y se parecía más bien a "una cárcel". Y es que, según ha confesado años más tarde, no tenía mucha fuerza, ni don para el deporte, y llegaba a pasarlo muy mal, lo que provocó muchas discusiones a sus padres sobre su futuro.

Audio


Eso lo desconocía Ángela, quien asegura que durante los dos años que trabajó, estuvo encantada trabajando en el comedor. "Ponía las mesas, eran unas 12 mesas con 14 niños, y había dos profesores vigilando, yo solía también bajar a ayudar a fregar la loza" nos contaba. Entre sus recuerdos también está el de cómo los niños, de vez en cuando, repetían la comida.

"Les poníamos al desayuno la mantequilla y la mermelada y el té, y para comer mucho puré de patata, salchichas al horno, no se comía tan mal" también decía. Y sí, este niño tan especial, también repetía y comía bien, aunque recuerda que "no tenía ningún trato especial".

Un colegio con 60 o 70 niños, como recuerda, donde este niño no iba con guardaespaldas ni policía. Como dice, no todo el mundo puede contarlo.

La importancia de acompañar a los niños

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Eso de pasarlo mal en el colegio es algo que cada vez es más habitual, y en lo que debemos poner el foco, porque los niños van emitiendo ciertas señales que deben ponernos en alerta. Es el caso de lo que pasó con las mellizas de Oviedo, un caso que analiza Cristina López Schlichting y puedes escuchar aquí.




Etiquetas

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de juego

Con Paco González, Manolo Lama y Juanma Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de juego

Tiempo de juego

Con Paco González, Manolo Lama y Juanma Castaño

Escuchar