Boletín

El secuestro de un bebé en Guadalajara contado por sus héroes

Gracias a la labor policial y a la colaboración de una farmacia de Cabanillas consiguieron hallar al bebé

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:33

Una mujer de unos 35 años fue detenida el pasado sábado al mediodía por el secuestro de un bebé recién nacido del hospital de Guadalajara, que se había producido horas antes. En 'La Tarde' han estado José Arroyo, comisario principal de la Policía Nacional de Guadalajara, e Irene Mazo, farmacéutica de Cabanillas del Campo, localidad donde la secuestradora intentó comprar leche para el bebé. 

Al parecer, la detenida habría perdido un bebé hace tiempo. Así lo trasladado en rueda de prensa el subdelegado del Gobierno en Guadalajara, Ángel Canales, y el comisario jefe en la provincia, José Arroyo, que han comparecido de urgencia ante los medios a raíz de los acontecimientos, junto al padre del bebé. 

Minutos después del suceso la policía se puso a trabajar: “Lo primero que hicimos fue cerrar el hospital y controlar todo el perímetro. Después hablamos con las farmacias de la zona porque sospechamos que el secuestrador necesitaría algo para el recién nacido”, así lo ha indicado Arroyo en los micrófonos de COPE.

Los hechos han ocurrido en la mañana de este sábado, cuando la presunta autora del rapto se personó en la habitación de los padre  para trasladarles que era pediatra y que tenía que llevárselo para realizarle unas pruebas médicas. 

Gracias a la labor policial y a la colaboración de una farmacia de Cabanillas consiguieron hallar al bebé, pues se difundió en un primer momento una imagen de la presunta autora de los hechos para que las farmacias de la zona tuvieran constancia de ello. 

Rapidamente las farmacias de la zona se coordinaron para buscar al bebé: “Una compañera me llamó muy nerviosa contándome lo que había pasado. Nuestro papel era difundir y coordinarnos entre las distintas farmacias de la zona para intentar localizar al bebé”.​

Fue en el momento en que la detenida se ha personado en una farmacia de Cabanillas, a pedir leche para el bebé y al manifestar que no sabía la que tomaba, cuando se activaron las sospechas.

Cómo ha indicado Irene Mazo, fue la actitud de la secuestradora la que ayudó a su identificación: “Nos pidió una leche que no existía, en ese momento nos dimos cuenta de que algo estaba mal porque las madres salen con las pautas muy establecidas de los hospitales”. La mujer fue detenida tres horas después de llevarse al bebé en una vivienda de Cabanillas del Campo (Guadalajara).

Lo más