"Papa ¿Me llevas contigo?"

La historia del pequeño Alvin, al que su madre se llevó secuestrado para alistarse al ISIS 

Audio

 

Pilar Cisneros

La Tarde

La Tarde

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:57

"Papa ¿Me llevas contigo?".

Es la pregunta que le hace Alvin de 11 años su padre Afrimm Berisaha cuando se encuentran y se abrazan entre lágrimas en el campo de refugiados de Al Hol en la zona de Siria que continua bajo el control de los kurdos. Han pasado 5 años desde que Afrimm vió a su hijo por última vez.

La historia comienza en Lombardía, en Italia donde vive desde hace años la familia de origen albanés formada por Afrimm y Valbona Berhisa con su pequeño hijo Alvin, por entonces un niño de 6 años.

Lo que nadie sabía es que la mujer se había radicalizado a través de Internet y un día de 2014 secuestra a su hijo y se va a Siria para unirse al Estado Islámico. Desde entonces Afrimm nunca dejó de buscar a su hijo

La policía italiana emitió una orden internacional de búsqueda contra Valbona Berisha por secuestro y resultó que había fallecido en un combate en Siria.

Entonces ¿Que había sido del pequeño Alvin?

No había constancia de que estuviera muerto así que se le empezó a buscar por diferentes campos de refugiados y se llegó a la conclusión de que podría estar en la llamada área de huérfanos del campo de Al Hol.

La identidad del niño se pudo determinar por la descripción física que dio el padre y sobre todo por un rasgo concreto: una malformación en la oreja derecha.

El examen es concluyente: habían encontrado a Alvin

Hace dos meses por fin Afrimm puede viajar al campo de refugiados para abrazar a su hijo. El encuentro fue emocionante

Y esa pregunta del niño que se te clava en el corazón: "papá ¿Me llevas contigo?".

No fue posible en ese momento. Afrimm tuvo que regresar a Italia sin el pequeño. Imagínate que duro.

Han sido necesario complicadas gestiones y trámites burocráticos a varias bandas para la repatriación.

Este mismo viernes a las 7 de la mañana Alvin llegaba a Italia.

En el aeropuerto le esperaban sus hermanas con los juguetes que tenía cuando se lo llevó su madre. Apenas recuerda el italiano. El pequeño ya está en casa, con su padre y el resto de su familia.

Alvin es uno de los casi 30.000 menores hijos de combatientes extranjeros que han quedado atrapados en Siria.