Juan Solo: "Cuando estás tan empanada que ayudas a la policía en tu propia búsqueda"

La particular visión de la actualidad de Juan Solo en La Tarde de COPE

Audio

 

La Tarde

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:09

Hoy es un día muy especial así que os he preparado algo a la altura. Hoy tenemos, nada más y nada menos, que uno de nuestros especiales: “Asia indómita”.

Cuántos buenos momentos nos dan chinos y japoneses… Porque hacen cosas raras. ¿Crees que exagero? Te suelto primero el titular:

“Una turista asiática colabora en las labores de búsqueda de su propia desaparición”.

No me extraña, chaval.

Vamos por partes. En primer lugar debemos ubicarnos. Y nuestra historia tiene lugar en Islandia. ¿Has estado en Islandia? ¿Qué hay que ver en Islandia? Pues sí. Rocas, volcanes, acantilados y mucho frío.

Porque hay personas a las que les gusta mucho este tipo de turismo: ir a ver rocas. Como a Rodríguez Zapatero.

La señora va a visitar un cañón volcánico de 75 km de longitud que hay en Islandia dentro de una excursión organizada. Pero se cambia de ropa porque fuera hace mucho frío. Cuando vuelve al autobús, el conductor no la reconoce porque lleva otra ropa distinta. No es un tópico: a lo mejor, para un islandés, todos los chinos se parecen.

El conductor, alarmado, estuvo esperando a la turista perdida durante una hora. Ella estaba sentada en el autobús, esperando también.

Después de esa hora, el conductor se marchó, llegó al pueblo más cercano y denunció la desaparición a la policía: “Mujer asiática de 1.60m, de entre 20 y 30 años, que viste ropa oscura”.

Ninguno de los pasajeros cayó en la cuenta de que era ella. Ni siquiera la propia turista. El nivel de empanamiento, brutal

La historia no acaba aquí: el operativo de búsqueda se prolongó un día entero; policía, otros turistas e incluso la guardia costera que estuvo buscando su cuerpo en el mar.

Se sumaron 50 socorristas hasta las 3.00 de la madrugada (en Islandia).

A las 3.00 la turista cayó en la cuenta de que la persona perdida era ella y avisó a la policía.

¿Qué te había dicho? Asia nunca defrauda.

Vamos a Japón. Hablamos de ninjas… ¿Qué eran?

Una estudiante de historia ninja tenía que presentar un trabajo. El profesor dijo que valoraría la creatividad. No se le ha ocurrido otra cosa que escribirlo con tinta invisible.

Para ello estuvo horas y horas triturando semillas de soja. Chavales, no es necesario: hay bolígrafos que escriben con tinta simpática.

Y para no llevarse un cero añadió una nota con tinta visible: caliente el papel. Le pusieron un 10

Ella dice que lo había leído en un libro. Y yo, el manual de los Jóvenes castores.

Si hay tiempo contaré lo de los 16 ninjas españoles.

Lo más