Programa - La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Lunes a viernes de 15h a 19h

¿Por qué nos estresamos también en verano?

 El trabajo no es sólo el origen de los nervios, el agobio, la tensión, el cansancio... También las vacaciones.

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:40

¿Sabías que el estrés surge también en verano? El trabajo no es sólo el origen de los nervios, el agobio, la tensión, el cansancio... También las vacaciones. Cuando se supone que debemos descansar y desconectar, nos estresamos. Por eso, en 'La Tarde' de COPE hemos hablado este miércoles con un experto para que nos explique qué debemos hacer para evitar el estrés en la época vacacional. 

"El mayor impacto sobre el estrés que tenemos no suele ser tanto lo externo (el trabajo, la familia, las exigencias de la vida diaria...), sino cómo vivimos las situaciones y los hábitos que tenemos. Una persona que tiene responsabilidades, en vacaciones se estresa porque piensa que si no se levanta pronto de la tumbona se va a quedar sin paella. Y eso provoca el mismo estrés que si está en el trabajo", ha explicado Héctor Galván, director clínico del Instituto de Madrid de psicología.

Para el especialista, durante las vacaciones no hay tiempo para que haya un cuadro severo de estrés. Sin embargo, si se prolonga sí pueden aparecer dolores musculares, digestivos o dermatológicos.  "El estrés más perjudical es el que es más indetectable pero sostenido. Nuestro organismo y nuestra mente estén preparados para tener estrés. Un atasco te provoca ansiedad, pero no estrés. El estrés es un proceso de desgaste y una acumulación de muchos momentos", asegura. Y advierte: "Si la persona durante sus vacaciones no cambia su hábito, a la vuelta tendrá un estado de ánimo deprimido".

¿Y qué debemos hacer para evitar el estrés? Héctor Galván lo tiene claro: "Hay que cambiar los hábitos y educar a nuestro cerebro para desconectar. Cuando salimos del trabajo, debemos fijar un objeto que sea nuestra señal de que se acabó pensar en el trabajo. La puerta de la oficina, una barrera del párking... Así conseguiremos desconectar. Además, durante las vacaciones hay que tener una especie de pacto con uno mismo para rechazar todos los pensamientos que tengan que ver con tareas que no sean imprescindibles. Y, por supuesto, dejar el móvil y el reloj bien escondidos". 

Lo más