De Haro: "Para defender el feminismo ahora hay que hacer jeribeques con los pronombres"

"Una menor colonización ideológica facilitaría mayor incidencia a un movimiento que es absolutamente necesario"

Fernando de Haro

Fernando de Haro

'La Tarde'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:33

Audio

 

Los sindicatos organizadores de la huelga por la mujer ya han proclamado que la protesta ha sido un éxito, se han sucedido las concentraciones en varias ciudades, pero de momento no muy mayoritarias. La huelga este año, como toda protesta, tiene un carácter diferente al del año pasado, cuando la reivindicación tenía un sesgo bastante más trasversal.

Este año más que de una huelga y de una protesta habría que hablar de un cierre patronal impulsado por el Gobierno de Sánchez y por sus sucios en plena pre-campaña electoral. El Gobierno ha reducido su actividad al Consejo de Ministros y la ministra portavoz ha apoyada las revindicaciones, eso sí, perdiéndose en un laberinto de pronombres personales.

Para defender el feminismo ahora hay que hacer jeribeques con los pronombres y claro, acaba uno, una, ustedes y ustedas, perdidos en en el laberinto. La oposición no ha querido apoyar las protestas de una Comisión del 8M colonizada por el Gobierno y con unos colores demasiado morados. El PP ha hecho su propio manifiesto y esta mañana Ana Pastor criticaba que el feminismo tuviera que ser feminismo con adjetivos.

Ciudadanos no está en contra del feminismo con adjetivos y ha revindicado desde hace días un feminismo liberal. ¿Feminismo con adjetivos o feminismo tranversal? Las portavoces de la Comisión del 8 de marzo, apoyadas por el Gobierno de Sánchez, han querido dejar claro que el suyo es un feminismo con objetivos políticos muy precisos.

Le ha faltado a la portavoz de la Comision 8 de marzo asegurar que salen a la calle para luchar contra la derecha trifálica. Con estos propósitos los organizaciones de las concentraciones limitan la posibilidad de que algunas reivindicaciones muy justas fueran apoyadas por mujeres y entidades con otra sensibilidad. Las organizaciones promotoras quieren eliminar el colonialismo, el neoliberalismo y exigen comulgar con las ideologías de género y con muchas cosas más.

La convocatoria de esta tarde en sus propósitos recoge, por lenguaje y contenido los postulados de la izquierda más a la izquierda. Representa los postulados de lo que en la escala ideológica los sociólogos llaman la posición 1 y la posición 2, extrema izquierda e izquierda-izquierda, un 16 por ciento de la sociedad, un 8 por ciento de las mujeres. Supongamos que es un 20 por ciento. Al 80 por ciento de las mujeres restantes se les obliga o abandonar sus presupuestos políticos o idelógicos y a tener que aceptar una agenda que no consideran propia.

Es una pena que la causa de la igualdad de la mujer no se más transversal y no venga acompañada de un esfuerzo de inclusión de más gente. Una menor colonización ideológica facilitaría mayor incidencia a un movimiento que es absolutamente necesario.

Lo más