Boletín

Audio

De Haro a las 17h: "Las noticias internacionales nos parecen lejanas pero tienen mucho que ver con nosotros"

Hoy se celebra el 40 aniversario de la revolución iraní. La revolución de los Ayatolas en Irán fue uno de los acontecimientos que cambiaron el Islam de hoy

Tiempo de lectura: 2Actualizado17:27

Y como no todo va a ser hablar de Sánchez, ya que hemos empezado a hablar de información internacional podemos, haciendo una expcepción, seguir hablando del otro punto caliente del planeta. Ya se que las noticias internacionales nos parecen cosas muy lejanas pero tienen mucho que ver con nuestra vida cotidiana. El otro punto caliente hoy en la actualidad internacional es Teherán, la capital de Irán. Hoy se celebra el 40 aniversario de la revolución iraní, la revolución que convirtió a este país en un régimen confesional gobernado por los ayatolas. En un discurso ante la multitud, el presidente iraní, Hasan Rohaní, aseguró que Irán continuará desarrollando sus programas armamentísticos. Hace 40 años el ayatola Jomeini se hizo con el poder después de haber derrocado al Reza Palevi. La efeméride se ha celebrado con manifestaciones en las calles. ¿Y que tiene que ver eso con nuestra vida cotidiana? Pues la revolución de los Ayatolas en Irán fue uno de los tres acontecimientos que cambiaron en los años 70 del pasado siglo la situación en los países de mayoría musulmana y en un islam con el que convivimos a diario. Hasta los años 70 del siglo pasado, por raro que nos parezca, el islam no estaba asociado a proyectos de politización de la religión. En el mundo de mayoría musulmana dominaba, de hecho, un cierto socialismo. Pero el giro de Sadat en Egipto, el protagonismo y el dinero que consiguió Arabia Saudí con la crisis del petroleo y el triunfo de la revolución de los ayatolas cambio el rostro de una parte del islam y lo vínculo al fundamentalismo político. Esa revolución de hace 40 años se convirtió en el referente de una politización del Islam, que ya venía de lejos, pero que se acrecentó en ese momento. El islam no es necesariamente como lo conocemos hoy. Es extraño que el primer país donde triunfó un proyecto de fundamentalismo islámico fuera Irán. Irán no es árabe, es persa, y en ese país la mayoría es chiita. El chiismo es la segunda rama del islam pero es minoritario, solo es la confesión del 20 por ciento de los musulmanes. El chiismo hace una interpretación más abierta y más espiritual del islam, antes de la revolución de los ayatolas no estaba interesado en cuestiones políticas. ¿Por entonces la primera revolución fundamentalista islámica triunfa en Irán? Cuando estudias a los ideólogos de esa revolución te encuentras cosas sorprendentes: esos ideólogos eran personas que estudiaron en la Sorbona, en París, que aplicaron las teorías revolucionarias y utópicas a un proyecto.