• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Derecho al olvido, 5 años desde que Mario Costeja ganó a Google

Desde entonces, el motor de búsqueda ha recibido 80.000 solicitudes de borrado de huella digital en España

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:26

Si alguna vez has buscado tu nombre en internet veras que en pocos segundos aparecen millones de resultados. Si ojeas la información que aparece mucha estará relacionada con tus redes sociales o alguna mención en alguna página web y puede que lo que te encuentres no te guste y quieras borrarlo. Eso es lo que le pasó a Mario Costeja, un español que hace justo cinco años consiguió que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea reconociera su derecho al olvido.

El 19 de enero de 1998 el periódico La Vanguardia publicó dos anuncios de una subasta de inmuebles relacionada con él y con un embargo derivado de deudas con la Seguridad Social. Unos años después, Mario, buscándose en Internet, dio con esos anuncios. Le pidió al periódico que los retirara, y este se negó, de manera que empezó un periplo judicial contra los motores de búsqueda.

Contó con la ayuda de la Agencia Española de Protección de Datos. Su caso pasó por la Audiencia Nacional y llegó a Luxemburgo. El Tribunal europeo le dio la razón en mayo de 2014, y la información fue eliminada de Internet. Fue así como un español venció a un gigante como Google. Desde entonces, esta empresa ha recibido 80.000 solicitudes de borrado de huella digital en España (800.000 en toda Europa).

Joaquín Muñoz, fue el abogado que le defendió. Hasta ese momento no había ningún caso similar y borrar nuestro rastro en internet era imposible. Sabían que esta lucha contra una gran compañía como Google iba a ser difícil pero creían en sus argumentos y el tribunal finalmente les dio la razón.

Este éxito tuvo tal repercusión que muchas personas empezaron a solicitar borrar su huella digital de internet. Así, el derecho al olvido se ha includo en la normativa Europea de protección de datos, y no solo afecta a los motores de búsqueda sino también a los contenidos de las páginas de web.

Lo más