La historia detrás de las masacres más espantosas de las últimas décadas

Analizamos los perfiles de personajes que asumieron la función de terroristas, asesinando a numerosas personas por ideales políticos o por puro rencor 

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 12:45

La noticia espantó al mundo. El 22 de julio de 2011, el noruego Anders Behring hizo estallar una bomba en las inmediaciones de la oficina del primer ministro de su país. Pocas horas después, quitaba la vida a setenta y siete jóvenes del Partido Laborista Noruego, en un tiroteo perpetrado en la cercana isla de Utoya. Nuestro expediente sacará a luz las masacres más espantosas de las últimas décadas.

28 de abril de 1996. Martin Bryant, portando un rifle semiautomático Colt, se dirigió a la zona más concurrida del centro turístico de Port Arthur en Australia. Una vez allí, entró en la cafetería Broad Arrow. Dentro comenzó a disparar sin reparo contra todo aquel con el que se iba cruzando, cobrándose la vida de treinta y cinco personas.

4 de diciembre de 1986. Restaurante Pozzeto. Bogotá, Colombia. Elías Delgado entró al cuarto de baño… y salió con un revólver en la mano. Pasando entre las mesas, amenazó a los comensales para que se tiraran al suelo, bocabajo, fingiendo que se trataba de un atraco, para luego dispararles en la nuca. Pocos minutos después había gastado trescientas balas, dejando a catorce personas muertas, y a quince heridas de gravedad, seis de las cuales fallecerían más tarde. A continuación apuntó con el arma a su cabeza, gritó: “mi nombre es Legión”, y se pegó un tiro, muriendo al instante.

Lo más