Boletín

Ángel Correas: “Ojalá la movilización del 8-M sirva al objetivo común despojado de siglas”

El análisis tras el Día Internacional de la Mujer en ‘La Mañana Fin de Semana’

Audio

 

Ángel Correas

Presentador de 'La Mañana Fin de Semana' y 'Mediodía COPE Fin de Semana'

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:24

9 de marzo. Es el día después de una masiva movilización feminista en toda España para reclamar la igualdad efectiva de la mujer. Una reclamación que debería ser global, universal y sin distinciones.

Es una reivindicación asumida por gran parte de la sociedad sin etiquetas políticas. Lo malo es que cuando llega la hora de escenificarse, en la movilización en la calle, al final todo puede quedar supeditada a un modelo feminista concreto, diseñado desde la izquierda. A lo mejor esto da lugar a que una parte importante de la sociedad pueda no sentirse representada en ese modelo, simplemente porque entiende el feminismo de otra manera.

Y entender la reivindicación de otra manera no hace que se sea menos mujer, menos hombre o se esté menos comprometido con la igualdad. Nadie debería de tener la potestad de repartir carnés de feminismo en función de un modelo estándar. Al igual que nadie debería de repartir carnés de demócratas o de patriotas.

En resumen, la movilización del 8 de marzo ha vuelto a ser un éxito de convocatoria, sí. Y desde ese punto de vista ojalá sirva al objetivo común despojado de siglas. La igualdad efectiva.

A partir de ahí, ayer vimos, de nuevo al Gobierno volcado en campaña electoral consciente de la potente imagen que deja la movilización del 8 de marzo. Una docena de ministros y ministras y la esposa del Presidente, Begoña Gómez, a pie de pancarta y una idea común, frenar a las derechas con consignas contra el PP. Todo para completar la gran escenografía política en al que el Gobierno de Pedro Sánchez vive inmerso desde la moción de censura y que ahora, ante la cercanía de elecciones se ha intensificado.

El Gobierno sigue en campaña. A esta foto en la manifestación del 8-M no iba a renunciar como tampoco está renunciando a utilizar el Decreto Ley para anunciar medidas y más medidas sociales a pesar de que las cortes han sido disueltas.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un decreto ley que recoge la recuperación del subsidio para mayores de 52 años (frente a los 55 actuales), el registro de la jornada laboral o las bonificaciones a la contratación de parados de larga duración. La semana que viene más anuncios a 50 días de las elecciones generales. Eso sí, ha rebajado el tono la ministra portavoz, no hay tanta critica a la oposición para que no parezca tan evidente la campaña electoral desde La Moncloa. Una pregunta clave. Si salen adelante, ¿quién pagará esta barra libre de decretos sin presupuestar? Eso está por ver.

Y luego,  en este día, seguimos pendientes de Venezuela, donde a la falta de alimentos, medicinas, deficientes servicios públicos y la constante violencia se ha sumado el caos eléctrico. La mayoría del país, lleva más de 24 horas sin electricidad. Uno de los países con mayores recursos de latino américa lleva más de 24 horas sin luz. Están a oscuras de madrugada en el mayor apagón de su historia.

Guaidó culpa a la corrupción, Maduro a Estados Unidos por una ataque informático y la realidad objetiva es la situación sigue siendo crítica. Sin embargo, al margen de Guaidó y de las divagaciones de Maduro, lo que realmente asombra es la capacidad de resistencia. Y ver cómo se están atendiendo partos por cesárea con la luz de los teléfonos móviles o cómo a los bebes prematuros les insuflan aire manualmente porque la incubadora se ha apagado. Eso sí es la vida al límite.

Hoy de nuevo Guaidó ha convocado protestas en Venezuela y hoy de nuevo el régimen ha vuelto a anunciar el despliegue del ejército para garantizar la paz social, dice, ante el apagón. Lo dicen los ministros, en general, porque Nicolás Maduro está desaparecido en la peor crisis energética que ha tenido este país en su historia.

Venezuela sigue viendo pasar los días entre la desesperación, el miedo y la infinita paciencia

Lo más