Boletín

López Miras, en 'La Linterna': "No se recuerda una situación así en la Región de Murcia"

El presidente murciano ha estado en 'La Linterna' para hacer balance de los daños de la gota fría en la región 

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 22:56

Diversas localidades de la Vega Baja y Los Alcázares centraron este viernes la segunda jornada consecutiva de Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) en la que las crecidas de las ramblas y del río Segura fueron los protagonistas que motivaron el trabajo sin descanso del personal de emergencias rescatando decenas de personas afectadas.

El panorama es dantesco desde el aire con prácticamente todo el territorio regional repleto de campos anegados y con viviendas que obligaron a sus moradores a subir a sus tejados o a pisos superiores para en algún caso tener que ser rescatados por vía aérea o en lancha como en barrios alcazareños como Bahía Bella, La Fuensanta y Lomas del Rame.

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, ha estado en 'La Linterna para hacer balance de la situación: "Estamos preocupados porque está todo al limite. Estamos muy pendientes de las predicciones porque ahora mismo no está lloviendo pero el efecto arrastre de las lluvias de las últimas horas puede pillar a muchas personas por sorpresa".

Miras ha reconocido que nunca antes se había vivido una situación así en esta región: "Nunca ha habido nada igual. Estamos acostumbrados a varios episodios de gota fría pero en una zona concreta. Nunca hemos tenido alerta roja en toda la Región de Murcia. Esto nunca antes lo habíamos vivido".

En Molina un helicóptero rescató a un camionero atrapado en Los Valientes, a otras dos personas en El Romeral y a dos más en la carretera al Llano de Molina, en un municipio en el que durante dos días no cesó de llover de forma torrencial.

Las Redes Sociales sirvieron en esta ocasión para informar a los murcianos si descartamos los consabidos bulos que incluyeron un hipopótamo en Murcia, pero gracias al testimonio de muchos afectados se pudieron conocer escenas heroicas como la de un camionero rescatando a una joven agarrada a un árbol en pleno centro de la ciudad o un agente de emergencias con un bebé en brazos en Los Alcázares.

La presa de Santomera, de 37 metros de altura, con una capacidad máxima de unos 26 hectómetros cúbicos de agua, construida como defensa de la Vega Baja contra las catastróficas avenidas de las ramblas de Santomera y de Abanilla, paradógicamente se vio sorprendida por una rotura del canal del trasvase en Los Valientes (Molina) que llevó el agua al pantano, según informó la Confederación, organismo que se vio obligado a ordenar la apertura de compuerta para una salida controlada que evitase un mal mayor como es la rotura.

Todos los pueblos y ciudades colindantes con el río Segura se han visto superados por la crecida de un río Segura al que llegaron todos los volúmenes de agua de un fenómeno que ha puesto de nuevo en jaque a esta comunidad y en esta ocasión en boca de todos el efecto del cambio climático en vez de que se hable de la tradicional "gota fría".

El propio presidente autonómico, Fernando López Miras, ha insistido desde ayer que iba a tener lugar algo histórico en la Región ya que la alerta roja de Aemet era para toda la Comunidad y no para una zona concreta de la Región, lo que puso a prueba al impresionante dispositivo de emergencias dispuesto, con la participación de la Unidad Militar de Emergencia, en una jornada que nunca olvidarán.

En la ciudad de Murcia la expectación ha sido si el Segura desbordaba o no el cauce en una jornada en la que han trabajado sin descanso las máquinas para quitar las conocidas "baldomeras" y aunque la policía cortó el tránsito de los puentes, los curiosos se acercaron a observar de cerca lo que ocurría porque la mayoría jamás había visto un río con tanto caudal de agua.

A partir de mañana tocarán las tediosas labores de limpieza y el cálculo de daños con la posibilidad de que se apruebe la declaración de zona catastrófica que múltiples sectores han pedido ya en una comunidad en la que miles de murcianos han visto perder sus enseres, muebles y objetos más queridos que esta DANA se ha llevado como una pesadilla que parecía no terminar.

De hecho todavía falta por conocer en qué termina lo acontecido con la presa de Santomera y el imparable camino del río Segura en su camino natural por toda la Vega Baja, donde las emergencias están alerta para evitar lo más importante; que no haya ninguna víctima humana.

Lo más