Insomnio infantil: no pierdas la paciencia

Se estima que el 30% de los menores de 5 años duerme mal o ni siquiera duerme y  repercute negativamente en todos los miembros de la familia

  COPE.es

Redactora de "La Linterna"

COPE.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 21:10

Como cada miércoles, 'La Linterna' abre un espacio dedicado para la familia. Uno de los temas que preocupan más a los padres es la falta de sueño o la incapacidad de conciliar el sueño de sus hijos. Se estima que el 30% de los menores de 5 años duerme mal o ni siquiera duerme. Ese insomnio repercute negativamente en todos los miembros de la familia.

Según la compañera Laura Oton, es un problema que tiene solución. Cuenta que lo primero que se debe hacer es identificarlos, puesto que existen diferentes tipo de insomnio. Muchas de las indicaciones las ha ofrecido el doctor Pareja Grande, neurólogo y director de la unidad del sueño del hospital Quirónsalud Madrid. ''Cada matrimonio con sus hijos debe planificar una estrategia''. El doctor cuenta que dar pasos pequeños beneficia que el niño se acostumbre a pasar la noche solo. Por ejemplo, las primeras noches dormir con él y más adelante ir dejándolo poco a poco solo.

Otro tipo de insomnio podría ser por terror nocturno, que va desapareciendo a medida que el niño cumple años. ''Se despierta el cuerpo pero no el cerebro, de tal manera que el niño se sienta en la cama y se produce una activación dramática''. El niño no es consciente de lo que está pasando y puede asustarse. Lo recomendable en estos casos es que los padres estén tranquilos, no perder la paciencia e intentar calmar a los niños.

Hay otro tipo de insomnio que que tiene que ver con la psicología. El ritmo frenético que llevan algunos padres puede ser contagioso y pegadizo para los niños. La ansiedad produce un reflejo psicológico el los pequeños. También existe el insomnio constitucional, que es básicamente cuando el niño, por su naturaleza duerme poco. Especialistas de las distintas unidades del sueño que hay en cada hospital ofrecen la posibilidad de prestar atención a estos síntomas y poder tratarlos a tiempo para que no cause problemas en el núcleo familiar.

Lo más