• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Te presentamos a los tres mejores profesores de España

 Palma García, Xuxo Ruiz y Miguel Ángel Queiruga nos cuentan cómo son sus métodos

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 23 oct 2019

Hoy vamos a dedicar nuestro tema del día a hablar de Educación, pero con mayúsculas. A lo largo de toda esta hora de La Linterna conocemosa los tres profesores que han sido reconocidos este año por la Fundación AKS como “Los tres mejores profesores de España”. Son sólo tres, aunque sin duda hay miles de maestros extraordinarios en las aulas de nuestro país. Con métodos innovadores, distintos, que atrapan a sus alumnos y los ayudan a desarrollar su intelecto y también su personalidad. Por eso, hoy, en nuestro tema del día reconocemos el trabajo y la dedicación de los buenos profes.

Los Global Teacher Awards 2019 han recaído, como decía, en tres profesores españoles que llevan muchos años dedicados a la docencia. Reconocen el empleo de prácticas pedagógicas innovadoras y eficaces. Palma García Hormigo es una de las premiadas. Ha vuelto a sus clases en el colegio Puerto Blanco de Algeciras después de irse hasta Nueva Delhi a recoger su galardón y nos atiende en La Linterna.

Otro de los factores que reconocen estos premios, Global Teacher Award, es que los profesores hayan garantizado que los niños reciban una educación basada en valores. Enseñanzas que les forman para ser ciudadanos del mundo donde se van a encontrar con personas de diferentes religiones, culturas y nacionalidades.

Miguel Angel Queiruga es Doctor por la Universidad de Burgos Su currículum es abrumador. Se esfuerza en contribuir a debates públicos sobre la profesión, publica artículos, participa en eventos y conferencias y está vinculado a unos cuantos proyectos europeos. Nos cuenta cómo educa a todos sus alumnos.

Nuestro último invitado es Xuxo Ruiz Domínguez. Lleva 20 años en la escuela pública. Además de utilizar la magia en sus clases, Xuxo Ruiz, colabora con la Fundación Abracadabra que tiene como misión, nada más y nada menos, que arrancar una sonrisa de niños que están hospitalizados y, conseguir que tanto ellos como sus padres o sus abuelos o hermanos se olviden, al menos por un momento de sus problemas.