Los aspectos psicológicos derivados del coronavirus

La lucha diaria contra el virus de enfermeros, médicos, celadoren también es una batalla psicológica

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 22:22

18 de marzo. Hace justo una semana. Celia, de 34 años acude como cada día a trabajar como enfermera a su hospital ubicado cerca del centro de Madrid. Está agotada, son muchas horas trabajando en primera línea contra “el bicho”. Así llama al coronavirus que poco a poco ha hecho de su curro una auténtica locura.

No dispone ni de mascarillas, ni de gafas ni de material suficiente para protegerse y hace lo que puede para evitar contagiarse. Pero no es suficiente. Celia empieza a encontrarse mal, no puede respirar bien y finalmente se confirma su principal temor. Tiene coronavirus.Juan es su marido. También es sanitario y afortunadamente puede seguir yendo a trabajar porque ha dado negativo en el test. Pasa todo el día en el hospital con turnos que incluso a veces llegan a las 17 horas. Cuenta que la situación cada vez es más límite. Hay falta de material que sigue sin llegar y escasez de manos que puedan tratar a los pacientes que llegan sin parar. Algunos de ellos son los propios trabajadores del hospital que hace unos días luchaban para frenar la expansión del virus.

Celia y Juan son dos de los miles de héroes anónimos que cada día luchan en primera línea de batalla para frenar al virus y que supone un gran desgaste físico y mental. Por eso hoy vamos a hablar de psicología y de cómo superar las situaciones provocadas por el COVID19. ¿Cómo pueden los sanitarios afrontar estos días tan duros? ¿Qué estrategia debemos tomar para aguantar tantos días confinados?¿Qué podemos hacer cuando es imposible despedirnos de un familiar fallecido por el virus?Es nuestro TEMA DEL DÍA: Los aspectos psicológicos derivados del coronavirus.

En España ya son 5400 los sanitarios que han dejado de ir a los hospitales a trabajar por estar contagiados por coronavirus. Has escuchado el caso de Celia y ahora te voy a poner el ejemplo de Javi. Es un enfermero que curra en uno de los hospitales de Madrid que están al borde del colapso. Denuncia la falta de material que hace que trabajen desprotegidos ante el virus. Mascarillas, trajes, gafas… cuenta que al estar expuesto todos los días al final te acabas contagiando.

Ahora está aislado en casa intentando recuperarse. Para estos guerreros solo hay una idea en su cabeza. Superar el virus lo antes posible para poder seguir echando una mano.

La lucha diaria contra el virus de enfermeros, médicos, celadores… es también una batalla psicológica. Maria Antonia Soto es psicóloga experta en crisis y emergencias y nos cuenta cómo pueden afrontar estas situaciones.

En este TEMA DEL DÍA abordamos cada uno de los aspectos psicológicos derivados por la crisis del coronavirus. Hemos analizado la situación por la que pasan los sanitarios y también la que sufrimos los que permanecemos en casa. Ahora voy a hablarte de los más peques y de cómo podemos ayudarles para que estos días no se les hagan tan largos. Algunos niños, como los de la Asociación Infantil Oncológica de Madrid usan su ingenio y experiencia para contarnos sus planes.

Madres como Beatriz reconocen que en ocasiones están estresadas. Ella tiene 34 años y dos peques mellizos de tres añitos que no paran de moverse de un lado para otro de la casa. El teletrabajo y las tareas del hogar hacen que no pueda prestarles toda la atención que necesitan.

Quedan todavía muchos días por delante estando confinados conviviendo las 24 horas con los más pequeños y claro, hay algunos de ellos, que ya no pueden más. Aurora García Moreno es psicóloga clínica especialista en conductas y resolución de conflictos y nos explica cómo podemos afrontar el confinamiento

Si es duro no poder mantener contacto con un familiar que ha dado positivo en coronavirus, mucho más aún es el no poder despedirte ni velar el cuerpo de una persona que ha fallecido a causa del virus. Ahora la epidemia ha obligado a cancelar los velatorios y ha llevado a extremar las precauciones en los entierros del resto de difuntos para evitar el contagio. Te pongo un ejemplo. El padre del tío de Carlos tenía 92 años y fue uno de los primeros muertos por el COVID19. A su funeral casi no fueron familiares ya que muchos presentaban síntomas.

Sin un triste pésame, sin un beso, sin un familiar que te de un cálido abrazo cuando más lo necesita. Los primos de Carlos tuvieron “la suerte” de ser los últimos que pudieron despedirse del cuerpo de su padre.

José Miguel Gaona es psiquiatra forense y nos ayuda a entender estas situaciones.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo