COPE

En un año, los dictámenes

Así trabaja la comisión sobre las víctimas de abuso sexual en el seno de la Iglesia

El despacho Cremades & Calvo Sotelo ha puesto en marcha un grupo de trabajo del que forman parte 32 profesionales

Audio

Tiempo de lectura: 7'Actualizado 23:20

En la última asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal el Cardenal Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal, fue muy contundente, se refirió a los abusos como una nueva “forma de esclavitud mundial”, una lacra social que afecta a toda la sociedad y que debe abordarse sin sectarismos ideológicos. Omella aseguraba que debe someterse a un análisis completo para atajar el problema.

El despacho Cremades & Calvo Sotelo ha puesto en marcha un grupo de trabajo del que forman parte 32 profesionales - de distintas procedencias y con distintas especialidades - con un único objetivo. “Buscamos una respuesta para la sociedad y para la Iglesia, conocer la verdad de este drama y servir de referentes para otras facetas de la vida más allá de la Iglesia, para que no vuelve a ocurrir”, explica Teresa Fernández Prieto, uno de los miembros de este equipo.

Los trabajos de este grupo se van a prolongar al menos durante un año y su éxito no estará en el número de denuncias que reciban, sino en “encontrar la respuesta a la pregunta sobre qué ha pasado, con un solo caso ya sería suficiente para buscarla”, sentencia Teresa. Ella es penalista y profesionalmente está acostumbrada a tratar con todo tipo de víctimas, pero para ella este trabajo es, por encima de todo, un reto.

La labor de este grupo de personas arranca con algo tan sencillo como complicado: deben escuchar a las víctimas. Un trabajo que se hace desde la humildad y la responsabilidad. Miriam Salazar es experta en Derecho Civil y se dedica al Derecho de Familia, entró a formar parte de este grupo entre otras cosas por su gran empatía. En los últimos meses ha escuchado los relatos de casi una treintena de víctimas, asegura que nunca ha tenido un asunto tan delicado como este: “me daba mucho respeto, quería hacerlo lo mejor posible, para mí la víctima es el foco. Me preocupaba decir o hacer algo que pudiese herir su sensibilidad, pero he sentido mucho agradecimiento por su parte”, nos cuenta.

Cuando se realiza el primer contacto con las víctimas de abuso sexual, Miriam sabe que son ellas las que marcan cuando, cómo y qué deben contar. Siempre es muy delicado: “voy dejando que la víctima se exprese, nunca se convierte en un interrogatorio, respetamos todo lo que quiera reservarse”. Y es que la regla fundamental es el respeto.

Toda la investigación realizada desde este grupo cuenta con el apoyo de las oficinas de protección al menor. Estas oficinas fueron creadas hace unos años y se convierten en un lugar de apoyo, acompañamiento y recogida de denuncias. Todas las diócesis españolas tienen al menos una de estas oficinas.

Esta auditoria la están realizando 32 personas. Entre ellas se encuentranTeresa del Riego y Blanca Alguacil. Y hoy hablamos con ellas en La Linterna.


- En primer lugar, ¿quién compone este grupo de 32 personas?

Este grupo de trabajo se compone por 16 mujeres y 16 hombres de diferentes países y de diferentes áreas. Está presidido por el presidente de Cremades y Calvo Sotelo, el señor Javier Cremades, por terapeutas, por personas que se dedican a los derechos humanos... y sobre todo creo que es fundamental que, dentro del grupo de trabajo, hay dos abogados de Munich que ya realizaron este mismo trabajo en el seno de la Iglesia de Munich. Y también Pedro Stretch, que es la persona que ahora mismo está coordinando este mismo dictamen en Portugal. Y además las 4... Blanca, Teresa, Miriam y yo que somos las que hablamos directamente con las víctimas.

- Estáis en una primera fase, en una fase embrionaria de esta auditoria y habéis comenzado por el proceso documental.. ¿Cuál es el procedimiento que se ha habilitado para que las víctimas se pongan en contacto con vosotros?

Es una fase muy inicial y es una fase fundamental, sobre todo porque es el primer contacto con las víctimas y necesitamos a las víctimas para para poder hacer el informe correctamente. Nosotros desde que anunciamos que íbamos a realizar la auditoría habilitamos un canal de denuncias, que aprovecho para decir de nuevo que es denunciaabusos@cremadescalvosotelo.com. A través de ese de ese canal estamos recibiendo las denuncias de las víctimas y a través también pues de teléfono o de correo postal. Nosotros estamos disponibles a cualquier medio y queremos que eso quede claro y que las víctimas lo puedan saber.

- Teléfono, mail, correo postal.. ¿Por donde os llegan más denuncias?

denunciaabusos@cremadescalvosotelo.com

- Vosotros estáis en contacto con las diócesis y estáis también incluyendo en vuestro informe las denuncias que les llegan, no?

Nosotros estamos en contacto desde un primer momento con todas las diócesis, con las oficinas, y estamos manteniendo reuniones también con los obispos. La verdad que yo que estoy yendo personalmente, junto con el grupo de trabajo, las reuniones tengo que decir que están siendo muy fructíferas, que la relación es muy buena, que estamos teniendo una muy buena comunicación y que agradecemos mucho además de que las oficinas de la diócesis están haciendo un gran trabajo desde 2019 y eso también hay que agradecerlo.

- Volviendo a las víctimas... cuando una persona se atreve a dar el paso de denunciar después de tantos años, ¿cómo se habla con ella? ¿Qué se le dice?

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Yo lo primero que hago es darle las gracias, porque creo que hay que tener mucho valor para contar su historia, tanto si es la primera vez que lo hacen como si ya lo han hecho antes. Porque cada vez que lo cuentan reviven lo que sufrieron. Entonces lo primero dar las gracias, para que nosotros podamos incluir estos casos dentro del dictamen y se refleje la verdad.

- ¿Cuál es el principal sentimiento que tienen las víctimas?

Sobre todo el sentimiento de las víctimas a veces es esperanza, por poderles dar una solución a este dolor tan terrible y tan horrible. A veces es miedo, por qué se van a encontrar. Y sobre todo un poco incertidumbre. Yo creo que son esos tres sentimientos con los que más nos encontramos

- ¿Os cuentan por qué no han hablado antes?

Hay muchas veces que nos dicen que es porque como hay varias guías para poder denunciar o contar su historia no sabe muy bien a veces cuál es la mejor vía o la que menos dolor les pueda dar. Otras veces, y muchas de ellas, es por vergüenza... por el qué dirán.

- Supongo que se establece un vínculo con las víctimas, ¿no? No es lo mismo esa primera conversación que nos contaba vuestra compañera Miriam hace un momento que las siguientes, verdad?

Totalmente. Terminas teniendo una relación, intentamos que de confianza, y además lo agradecemos. Al final sales reconfortado. Si has podido ayudarla fenomenal y sino de haber puesto las ganas en ello

- ¿Cómo se puede lograr la confianza necesaria para que alguien que haya pasado por este horror os llame?

Pues no tanto haciendo algo activo, sino más bien dejando que ellas nos cuenten lo que nos quieran contar y que se sientan cómodas. No queremos que nos cuenten detalles o no queremos hacer que esto sea un juicio o que piensen que les estamos haciendo unas preguntas, a lo mejor un poco fuertes a veces, sino que se sientan cómodas y que nos cuenten hasta donde ellas quieran contarnos.

- ¿De qué años son las denuncias que os van llegando?

Hemos recibido alrededor de unas 60 denuncias. La más antigua la mas anterior en el tiempo es de los años 60 y 70. Hemos recibido alguna actual, en la que hemos puesto a la víctima en conocimiento de que por favor asistiese a la Fiscalía, lo pusiesen en su conocimiento, y sobre todo también en las Diócesis para que lo tuviesen en consideración. Pero sobre todo eso, años 60 y 70.

- Estáis colaborando con otros países como Portugal o Alemania qué han pasado por un proceso similar... ¿En qué consiste esa colaboración?

Nosotros hemos querido coger como modelo el modelo de Munich. Estas dos personas de Munich que hicieron el dictamen, como ya he dicho, están dentro del grupo de trabajo. Y ellos muchas veces, cuando tenemos dudas, nos pueden dar la solución. Por ejemplo, un debate fue si llamar a estas personas víctimas o calificarles con otro nombre. Otro debate fue cuántas personas se habían puesto en contacto con nosotros. Como ya hemos dicho, nosotros hemos recibido 60 llamadas, ellos solo recibieron 11. Pero ellos dicen que no les importa la cantidad de personas que vengan a ellos, de víctimas o de personas que por desgracia han sufrido esto, sino que les importa no dejar nadie a ninguna víctima fuera que desee estar y que su caso se plasme dentro del dictamen y que al final nunca sabremos el número real de víctimas.

- Ya hemos dicho que todo esto forma parte de una primera etapa, una primer fase de documental.. ¿Qué fases vienen después? ¿Y en qué consisten?

Pues tenemos un año los miembros del grupo de trabajo para concluir este dictamen, que se compone en tres bloques, como ya hemos dicho de varias veces. Ahora mismo todavía buscamos la documentación de todas las fuentes que nos quieran llegar... de las víctimas, de las diócesis, de las fundaciones de víctimas... Este sería el primer bloque del dictamen, reflejar los casos de las denuncias que se registran y hacer un mapa global de todas las fuentes que han recibido esas denuncias. Tampoco hemos puesto un tiempo. Al principio pensamos hacer los últimos 50 años pero finalmente no. Hemos dicho que la denuncia más antigua que nos llegue será el límite temporal. Esta es una primera fase del dictamen y será el rimer bloque. El segundo bloque va a ser un poco ver cómo se tratan ahora estas denuncias cuando llegan a la iglesia, cómo sigue y qué procedimiento sigue. En esto poder entrar más en detalle blanca. El segundo bloque, que es un bloque para mí fundamental y creo que para el grupo de trabajo también, es el bloque de compliance. En el bloque de compliance lo que se va a analizar es lo que se ha hecho, cómo se ha hecho y, lo más importante, cómo hacer que nunca vuelva a suceder. En ese en ese bloque además contamos en el grupo de trabajo con María Massó, que es una socia de Mackenzie, especializada completamente en compliance. Caterina Miller, que además es uno de los miembros más importantes del grupo de trabajo también. Y junto con el departamento de compliance del despacho de Cremades, con el que estaremos encantados de participar. Y el tercer bloque va a ser unas sugerencias que vamos a dar de cómo se puede resarcir o reparar a las víctimas. No vamos a dar una única solución o un único modelo, sino que vamos a dar varias. Y finalmente serán los que nos han encargado el dictamen, la Iglesia, quién tendrá que decidir, en base a estas recomendaciones que les hacemos, cuál se adapta mejor.



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar