Juan Marín: un comerciante camaleónico

El candidato de Ciudadanos a presidir Andalucía pasó antes por Alianza Popular, Partido Andalucista, y pactó con el PSOE

Juan Marín: un comerciante camaleónico

Juan Marín, a la izquierda, antes de un partido de baloncesto con simpatizantes

  • item no encontrado

Redactor COPE

Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:50

Las encuestas dan a Ciudadanos un incremento notable de escaños de cara a las elecciones autonómicas del próximo domingo en Andalucía. 

Sea como sea, la formación naranja incrementará su representación parlamentaria sí o sí esta legislatura, al pasar de sus 9 diputados actuales a tener en torno a la veintena. Estos casi cuatro años han servido a Marín para ganar experiencia en el terreno político... aunque el protagonista de este jueves en 'Herrera en COPE' ya contaba con un curioso bagaje en este ámbito.

PSOE, PP y PA antes que Ciudadanos

Juan Marín nació en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) una Nochevieja de 1962. Allí empezó en la política, y lo hizo en la antigua Alianza Popular, formando parte de sus listas municipales para los comicios de 1983.

17 años más tarde descubrimos que la inquietud política de Marín no ha desaparecido, ya que trabaja durante un año en el gabinete de comunicación del Partido Andalucista (PA) durante un año.

Marín empezó a estudiar Relaciones Laborales, aunque su vocación política le impidió acabar esta diplomatura. Esa pasión por la cosa pública -es admirador de Adolfo Suárez- lo llevó a fundar, en 2007, Ciudadanos Independientes de Sanlúcar. En las elecciones locales de ese año esta formación consiguió 3 concejales, uno de ellos Marín, que desalojaron a los populares de la mayoría absoluta gracias a su pacto con el Partido Socialista. Un apoyo que reeditó en el partido naranja en la pasada legislatura.

Ya en 2011, empieza a trabajar con Ciudadanos hasta que se presenta como candidato a presidir la Junta en 2015.

Lector y deportista, pero sobre todo comerciante

Antes de meterse en política, Marín trabajó en la joyería que su padre regentaba en Sanlúcar. Allí ya desarrollaba unas dotes comerciales, al parecer, innatas. Esta es otra de sus vocaciones, ya que impulsó la Asociación de Comerciantes del pueblo.

Se confiesa un amante del deporte. Estuvo vinculado al voleibol durante casi 30 años, llevando al equipo de Sanlúcar a la primera división de este deporte. Allí fue jugador, entrenador y hasta presidente. También es un ávido lector, aunque durante esta campaña ha confesado que no tiene tiempo para seguir con Patria, de Fernando Aramburu.

Respecto a su vida íntima, Marín está casado y tiene dos hijos que rondan los 20 años.

Lo más