Juan Herreros, arquitecto: “El sistema para construir el hospital de Wuhan es apasionante pero tiene truco”

El arquitecto reconoce en 'Herrera en COPE' que “el alarde está realmente en la capacidad de movilización más que en la tecnología constructiva"

Audio

 

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:58

La imagen de portada de este lunes en muchos diarios es la de esas decenas de excavadoras y miles de obreros que han trabajado noche y día para levantar en diez días un hospital en la ciudad china de Wuhan. Como señala La Razón un hospital de mil camas y 34.000 mil metros cuadrados una superficie equivalente a tres estadios y medio como el Bernabeu.

El Hospital Huoshenshan que entrará hoy en funcionamiento, se ha convertido en paradigma del "milagro chino", a la vez que en la mejor herramienta propagandística de Pekín en la lucha contra el coronavirus.

El centro hospitalario, compuesto de módulos prefabricados y con una capacidad de 1.000 camas, estará operado por 1.400 médicos militares, 950 de ellos procedentes de hospitales del Ejército de Liberación Popular y, los 450 restantes, de universidades de las distintas ramas de las fuerzas armadas.

Con él se espera descongestionar a otros hospitales de Wuhan en la lucha contra el coronavirus, que ha dejado al menos 361 muertos y 17.205 infectados diagnosticados en China hasta el momento, la mayoría de ellos en la provincia de Hubei, donde se detectó el brote.

En 'Herrera en COPE' el catedrático de la escuela de arquitectura de la Politécnica de Madrid, Juan Herreros, ha explicado que se trata de “un sistema constructivo muy conocido”.

Reconoce que es algo “impactante” si bien “el alarde está realmente en la capacidad de movilización más que en la tecnología constructiva”. “Quiere decir que tienen capacidad de organización, de movilizar a miles de personas y almacenes para contener los elementos constructivos con los que levantarlo. Ejércitos de muchos países tienen esos recursos desde finales de la Segunda Guerra Mundial”, ha advertido.

Ejércitos de muchos países tienen esos recursos desde finales de la Segunda Guerra Mundial

Asegura el experto que este tipo de construcciones, “se cimentan en plano - siempre que no sea un terreno muy malo- y que manejan muy pocas variables". 

Los planos para este tipo de edificaciones ya “están hechos y los edificios construidos y guardados. No es tanto un proyecto de arquitectura, son como las instrucciones de montaje de un sistema constructivo cualquiera. Es apasionante pero tiene truco”.

Un hospital en condiciones de unos 25.000 metros cuadrados, señala el arquitecto “se puede tardar en construir cerca de cinco años”.

Las obras de Huoshenshan comenzaron el 23 de enero y pronto los medios estatales difundieron imágenes de más de un centenar de vehículos de obra, sobre todo, excavadoras, trabajando sin descanso en una vasta superficie.

Houshenshan está ubicado en el suroeste de la ciudad, una zona que, asegura la agencia estatal de noticias Xinhua, cuenta con los servicios necesarios para proveer al hospital y los pacientes.

El centro se construyó a semejanza del pekinés de Xiaotangshan, en el norte de la capital y levantado en una semana en 2003 para combatir el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS, por sus siglas en inglés).

Además, la prensa oficial prevé que esta semana entre en funcionamiento el otro "hospital exprés" comenzado días después de Houshenshan, Leishenshan, con 1.300 camas.

La construcción a toda velocidad de estos centros hospitalarios es una pieza clave en la propaganda oficial de cara a promocionar sus esfuerzos contra el virus en China y en el extranjero.

De hecho, incluso se instalaron cámaras que retransmitieron las 24 horas del día la evolución de las obras.

Ambos tratarán de contener la expansión del brote en su epicentro, la ciudad de Wuhan, que permanece en cuarentena desde el mismo día 23 de enero en que se iniciaron las obras en Huoshenshan.

Hasta este domingo, la provincia de Hubei ha registrado 11.177 de los 17.205 infectados diagnosticados en toda China, así como 350 muertes de las 361. De entre los contagiados, 1.701 se encuentran en estado grave o crítico, mientras que 295 personas han superado con éxito la enfermedad y han sido dadas de alta.

"China está actuando con mucha serenidad y haciendo todo lo posible para atajar el virus y que no salga del país”, ha advertido en 'Herrera en COPE', Lam Chuen Ping, presidente de Asociaciones Chinas de Cataluña.  Chuen Ping ha reconocido la 'dificultad' de conseguir en China mascarillas. “Con el año nuevo, los fabricantes están paralizados, es como el mes de agosto en España”. Por eso señala “el gobierno ha hecho llamamiento a los chinos que viven fuera,-cerca de 70 millones-, para que envíen no solo mascarillas, también trajes de protección o guantes de un solo uso”, ha concluido.

Audio

 

Etiquetas

Lo más

En directo

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar