'Herrera en COPE'

"Los separatistas catalanes no quieren diálogo y tampoco saben de tolerancia"

 

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 09:57

Son las 08:00, las 07:00 en Canarias:

Aquí estamos, a los buenos días. Saludos de Sergio Barbosa en nombre de toda la gente que hace posible 'Herrera en COPE' en este viernes 29 de junio. No sabe nada el tío. Va a llegar Carlos Herrera a Santiago de Compostela justo para ver en todo su esplendor el Pórtico de la Gloria ya con todos sus colores originales después de 50.000 horas de trabajo para recuperar ocho siglos de historia. Eso es un ejercicio de paciencia y lo demás son tonterías.

Bueno, la noche, como les estamos contando, ha sido larga en Bruselas. Trece horas de reunión, y no estaba claro si iba a haber acuerdo, eh. Porque los italianos se han puesto duros. Nos lo comentó el portavoz de la Comisión Europea que de haber soluciones a la crisis migratoria todo se iba a ver en esa reunión de la noche en la que habido pizzas, en la que habido llamadas, en la que ha habido de todo. Lo que suele ser Bruselas en las citas importantes.

ESCUCHA AQUÍ EL ANÁLISIS DE SERGIO BARBOSA DE ESTE VIERNES 29 DE JUNIO

Pero, al final, ha habido principio de acuerdo sobre esa cosa tan importante que es la política migratoriaItalia había llegado a la reunión plantándose. Diciendo: “O me ponéis por escrito que aquí nos vamos a repartir entre todos la acogida de emigrantes y me ponéis por escrito con todo detalle qué es eso de las plataformas de desembarco ordenado o yo veto cualquier cosa. De aquí no va a salir nada. Ningún acuerdo. Ni de inmigración, ni en economía, ni en seguridad. O arreglamos lo de la inmigración o la Unión Europea vuelve a hacer otro ridículo”.

Bueno, pues al final, Francia, España, los países que querían echarle un capote a Italia para que no se vaya definitivamente por el camino, por el monte del populismo, y, sobre todo, a Angela Merkel, para que Angela Merkel pudiera volver a su país y decirle a su gente: “Parar. Parar un poco. Bajar el diapasón porque he conseguido un acuerdo aceptable”. Pues para que eso llegase se han puesto manos a la obra. Y finalmente ha habido un acuerdo sobre las plataformas de desembarco. Pues serán en territorio europeo pero de forma voluntaria. El país que las quiera hacer, que levante la mano y que se ponga manos a la obra. Eso sí, va a haber más fondos fondos para los países europeos y fondos para los países de tránsito como Marruecos. Esto último, lo del dinero, es lo que parece que satisface más al presidente español Pedro Sánchez.

Vamos a seguir hablando de la inmigración, pero hay otro asunto también que está dando mucho que hablar. Y es, como se pueden imaginar, todo lo relacionado con Cataluña. Las últimas horas han sido la confirmación de que los separatistas catalanes no quieren diálogo y tampoco saben de tolerancia. Hay una estrategia de confrontación que, o la paras con la misma determinación o te pasan por encima. Ahora que estamos en tiempo de Mundial, a los que juegan a fútbol, a los niños, lo primero que les enseñan es: “Si metes el pie en un balón dividido, mételo con fuerza porque si no te vas a hacer daño”.

Bueno, pues los soberanistas van con toda la fuerza del mundo y parece que después de un Gobierno del PP, que lo del relato lo llevaba regular, el Gobierno del PSOE tampoco lo tiene muy claro. No lo tiene muy claro porque Pedro Sánchez no ha querido entrar al trapo de lo que hizo el señor Quim Torra en Washington. Eso de montar el número porque el embajador Morenés había osado salir al estrado para decirle al respetable, a la gente que estaba en un acto sobre folklore catalán y armenio, que Torra había mentido. Que cuando Torra les había metido hacía unos segundos un discurso sobre presos políticos, sobre exiliados, que todo eso era mentira. Que España era una democracia.

Bueno, pues allí, con todos sus paniaguados, porque esta gente no viaja sola y siempre viaja con dinero público en plan hooligans, montaron la que montaron. Se fueron del acto, intentaron entrar, ya la seguridad les dijo que no, luego había otro acto y los estadounidenses les dijeron: “Mira, no vais a hablar ni unos ni otros y, además, los símbolos separatistas os los dejáis en el hotel”. Un bochorno. Una vergüenza para el conjunto de España provocado por los soberanistas. Porque el ruido les gusta. Y el ruido lo necesitan para colocarse en la agenda. El bochorno ha sido tan grande que, como decimos, la fundacion Smithsonian ha decidido esta noche, en un nuevo acto, cancelar los discursos. Estamos haciendo el ridículo.

¿Y qué ha dicho Pedro Sánchez? Pues niega que haya presos políticos en España pero sin querer entrar en más polémicas, no vaya a ser que se enfade Torra, con el que tiene que hablar el 9 de julio. Menos mal que el ministro Josep Borrell sí ha sido claro y ha defendido al embajador.

Y como esto es una guerra en varios frentes, y van a por todas, pues al mismo tiempo, casi al mismo tiempo, en Cataluña los soberanistas también intentaban boicotear la entrega de los Premios Princesa de Gerona. El Ayuntamiento se negó a ceder el auditorio, pero los hermanos Roca, a los que les ha costado amenazas, han cedido uno de sus locales. Al final el acto se ha celebrado y el Rey ha defendido una Cataluña de todos y para todos.

De Cataluña podríamos estar hablando un año porque tenemos también frente judicial. La Audiencia Nacional ha confirmado el procesamiento de José Luis Trapero, el antiguo mayor de los Mossos, por organización criminal y sedicion. Y, sobre todo, el juez Llarena le ha recordado al Gobierno que si quiere acercar a los presos catalanes, eso es cosa de Interior. Que se moje Interior porque eso es una decisión política. Y eso ya está en marcha porque el señor presidente Pedro Sánchez lo que quiere es llegar a la reunión de 9 de Julio con ese regalo para Torra. Es decir, aquí tienes a los presos en Cataluña como habías solicitado.

Pero es que hay más porque si hablamos de Cataluña, ¿se acuerdan ustedes del actor Juanjo Puigcorbe, el que se hizo separatista porque le dejaron de llamar para hacer películas en España? Pues se metió de paniaguado en el Ayuntamiento de Barcelona de la mano de Esquerra, partido que ahora le ha tenido que expulsar por maltratar a sus subordinados. Es que aquí no hay uno que no tenga un fusible un poco estropeado.

Y luego está lo del Partido Popular, que no hay que perderlo de vista tampoco. Hoy es un día interesante porque la Comisión Organizadora va a ratificar el número definitivo de militantes inscritos para votar y las quejas de varios candidatos. Pero, sobre todo, lo que ha dado que hablar en las últimas horas es que Pablo Casado ha acusado a Soraya Sáenz de Santamaría y a María Dolores de Cospedal de presionar al personal para que no le vote.

Se acerca la votación del 5 de julio y la cosa empieza a ponerse calentita, incluso, entre compañeros. Maíllo, que es el que se ha quedado las llaves de Génova entretanto, dice que bueno... Cuando se recomponga esto, que pelillos a la mar. Pero vamos a ver qué sucede en el principal partido del centro derecha.

Lo más