Boletín

La guerra mafiosa vuelve a Nueva York

Asesinado a tiros en Nueva York el jefe mafioso Frank Cali, líder de la familia Gambino

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 08:33

Este miércoles, Francesco Cali, alias Franky Boy, el capo de la familia Gambino y “embajador” de la mafia siciliana, fue asesinado de seis balazos en el pecho frente a su domicilio, en el tranquilo barrio de Hilltop Terrace. Su esposa y sus hijos pequeños estaban dentro de la casa.

Hacía más de tres décadas que no se vivía una escena así en la ciudad de los rascacielos.

La familia Gambino, una de las cinco que integran la Cosa Nostra en Nueva York, llegó a ser considerada la mayor organización criminal de Estados Unidos.

Cuando Paul Castellano, su líder, fue asesinado en 1985, el clan contaba con más de 300 miembros, 2.000 socios e intereses en la industria textil, la retirada de basura, la construcción y los préstamos ilegales.

El asesinato de Castellano fue el último crimen mafioso que se recordaba en Nueva York. Lo ordenó John Gotti para hacerse con el poder de la organización.

La muerte a tiros de Francesco Cali ha despertado el temor a que vuelvan los terribles ajustes de cuentas que marcaron hace décadas la mítica historia de la Cosa Nostra en la Gran Manzana.

"Creíamos que esos días se habían acabado”, ha dicho el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y ha añadido: "Creo que es difícil acabar con las viejas costumbres".

Lo más