Luis del Val: "Las palabras de Errejón demuestran que la realidad siempre superan a la fantasía y al humor"

El colaborador de 'Herrera en COPE' hace una certera analogía para explicar las 'estupefacientes' palabras del dirigentes de Podemos

 

Colaborador

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:31

Nunca pensé que el chiste del ácido sulfúrico podría tener alguna semejanza con la realidad, pero esta mañana cuando he escuchado las estupefacientes palabras de Errejón en Chile, volví a comprobar que la realidad siempre supera a la fantasía y al humor. 

Un estudiante se examina de química oralmente. Y el profesor le pregunta por el ácido sulfúrico. El examinando, que había estudiado bastante poco, con tono dubitativo dice que es un líquido incoloro. Y se detiene. El profesor le pregunta '¿qué más?'. Y entonces asegura que tiene un olor agradable. El profesor, estupefacto, ordena a un bedel que traiga del laboratorio un pequeño frasco de ácido sulfúrico. Y cuando lo tiene en su poder lo destapa con sumo cuidado y lo pone bajo la nariz del alumno para que éste perciba el fuerte olor a huevos podridos.  "¿Es agradable su olor?", inquiere. Y el alumno, empecinado y pensando que todo puede ser asunto de opinión, conteniendo el gesto de putrefacción que le produce, dice: "¡Pues a mí me gusta!". 

Errejón, no químico sino doctor en ciencias políticas, ha declarado que en Venezuela hay un régimen de libertades, que se han dado grandes avances y que la gente come tres veces al día. No hay indicios de que al decir estas cosas le entrara la risa o sufriera algún tipo de espasmo intestinal. Si la situación es tal como la describe Errejón, los tres millones de venezolanos que desde hace cuatro años comenzaron a abandonar el país donde se come tres veces al día sin recursos, sin dinero y con el sueño simple de llegar a Brasil, Perú, España o Colombia, deben estar locos. Y los familiares de los presos políticos que vienen y nos cuentan que allí meten a cualquiera que no le haga la ola al dictador Maduro y nos hablan de la policía paralela, las torturas y los asesinatos deben ser unos mentirosos pagados por los enemigos de Venezuela. Y las autoridades económicas que hablan de una inflación del 2000% también. 

Todos mienten, menos Errejón. A no ser que, pagado a precio de oro, no le importe decir que el ácido sulfúrico tiene un olor muy agradable. 

Lo más