Santi González: “Borrell tiene la ventaja de hacer de su Ministerio un elemento más de la campaña electoral"

Nada debe llamar a escándalo después de ver la sobreactuación del doctor Fraude y su aprovechamiento en campaña del óbito de Rubalcaba

Audio

 

Santiago González

Colaborador

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:29

El análisis de la actualidad de Santi González en 'Hererra en COPE'.

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones es un hombre singular. Su condición de cabeza de lista del PSOE a las elecciones europeas no le ha llevado a dimitir de su condición de ministro. Al parecer no es obligatorio, pero parece de mal tono que este candidato tenga la ventaja de hacer de su ministerio un elemento más de la campaña electoral. Nada debe llamar a escándalo después de ver la sobreactuación del doctor Fraude y su aprovechamiento en campaña del óbito de Rubalcaba, todo viene bien para el convento.

O sea que precedentes haylos. Tampoco hay que ser excesivamente rigurosos en este asunto. El ministro candidato compensa esta ventaja con sus meteduras de pata. Había dejado perpleja a toda la España democrática al decir que España no iba a tolerar que Leopoldo López desarrollara actividad política en la residencia del embajador de España en Caracas, que es su lugar de refugio político

No puede decirse que estuviera muy profético, después de la cena que mantuvo el domingo con el presidente interino Juan Guaidó.

No, pero eso no ha arrugado al candidato Borrell. El hombre ha comentado que la cita de López con el presidente encargado es “un puro encuentro rutinario” y que no hay que darle importancia. Habrase visto. ¿Qué entenderá por actividades políticas? No es la única ocasión en que confunde su doble condición y expresa como candidato lo que debiera callar como ministro. Y de Exteriores. Por ejemplo que EEUU actúa en Venezuela como los cowboys en los westerns.

Por otra parte, veníamos diciendo que el doctor Sánchez sigue su campaña con el cadáver de Alfredo Pérez Rubalcaba como si fuera uno más de los viernes sociales. Ante su duelo por Alfredo, Felipe González le ha pedido que reintegre a los alfredistas purgados en las listas. Elena Valenciano, Pepiño Blanco, etc. Le ha replicado José Luis Ábalos y esta es la demostración de la decadencia a la que está llegando esto. Para el sanchismo los rubalcabistas son como los indios: el único rubalcabista bueno es el rubalcabista muerto.

Lo más